domingo, 22 de marzo de 2015

Cofradía de Amigos de les Fabes del Principado de Asturias. II Gran Capítulo, 21 de marzo de 2015

Las Cofradías Gastronómicas llenaron de color Villaviciosa con motivo de la gran fiesta de la Cofradía de Amigos de les Fabes del Principado de Asturias.

Villaviciosa, la capital manzanera de España, se encuentra ubicada en el centro oriente del Principado de Asturias, la extensión del concejo es de 271,48 kilómetros cuadrados, se vertebra en 41 parroquias y su censo de habitantes es de 14962 habitantes -censo de 2011-. En ella tiene su sede desde el año 2013 la Cofradía de Amigos de les Fabes del Principado de Asturias.
Esta novel Cofradía desde su creación hace dos años desempeña un importante papel en la organización de les “Xornaes gastronómiques y culturales de les fabes”, que ya va por su veintidós edición, brindando toda su colaboración al Ayuntamiento de Villaviciosa, organizador de las mismas. Y dentro del programa festivo se engloba la celebración de su gran fiesta anual, su Gran Capítulo, que en su segunda edición se ha celebrado el sábado 21 de marzo de 2015.
El amplio programa festivo comenzó a primera hora de la mañana con la recepción y el desayuno de bienvenida a las Cofradías que acudimos a la invitación cursada, que tuvo lugar en el café Avenida sito en el Ancho.




De izquierda a derecha: Carmen, Ismael, Estela, César, Monchu -párroco local- y Jesús, en la recepción.





Repuestas las fuerzas nos dirigimos a la cercana iglesia de Santa María de la Oliva, el espléndido templo datado a finales del siglo XIII, obra de transición entre el estilo arquitectónico románico y gótico. En él destaca sobre todo su portada principal formada por tres arcos ojivales, que albergan otro interior en cuya clave aparece suspendida la imagen de la virgen con el niño en brazos; el arco está flanqueado por ocho columnas con relieves de ángeles, reinas y monjes, y en los capiteles aparecen temas simbólicos, religiosos y profanos de la iconografía románica.










Allí se celebró la Santa Misa de acción de gracias celebrada por el párroco José Ramón García Fernández, conocido por los feligreses locales como Monchu, que contó en las lecturas con la colaboración de Margarita y Rosa, de las cofradías Doña Gontrodo y Colesterol, respectivamente.
En una homilía cargada de guiños a los cofrades anfitriones, destaco que los pueblos se distinguen por las diferentes actividades culturales que realizan, unas materiales y otras inmateriales, entre las que se incluyen les fabes, que hay que conservar y potenciar. Cito al premio Príncipe de Asturias de las Letras de 2001, George Steiner, para reivindicar la conservación de las lenguas minoritarias, que hizo extensiva a todas las tradiciones, en un canto a la identidad cultural de los pueblos, de la que les fabes forman parte. Resalto la relación fabada-religión-gastronomía, al ser posible su consumo con compango incluido gracias a la vehemencia de la religión cristiana a diferencia de otras que carecen de ella, destacando que no nada impuro, solo lo que sale del hombre y concluyo afirmando que en torno a la gastronomía se realizan relaciones humanas imprescindibles.










A la conclusión del acto eclesiástico se realizó la marcha cívica de las Cofradías por las calles de la capital maliaya, precedidas por la Banda de Gaites de Villaviciosa “El Gaitero”, que dirige Martín Poladura, y que interpreto las canciones: “Peruyes”, “La fonte que cimbla”, “La casa gris”, “La marcha la Oliva”, “La muñeira Veriña”, “Panadera” y “Xaltón”, en un recorrido que tránsito por las calles Obdulio Fernández, Agua, Sol y Ancho, dónde se encuentran muchos de los emblemáticos e históricos edificios de la localidad, para concluir a la entrada del teatro Riera.










Desfile en el que hemos participado las Cofradías asturianas:
** Buena Cofradía de los Siceratores de Asturias, de Nava.
** Caballeros de la Orden del Sabadiego, de Noreña.
** Círculo Gastronómico de los Quesos Asturianos, de Oviedo.
** Cofradía de Amigos de los Nabos, de la Foz de Morcín.
** Cofradía de Amigos de los Quesos del Principado de Asturias, de Oviedo.
** Cofradía de Amigos del Quesu Gamoneu, de Cangas de Onís.
** Cofradía del Arroz con Leche, de Cabranes.
** Cofradía del Colesterol, de Avilés.
** Cofradía del Desarme, de Oviedo.
** Cofradía del Oriciu, de Gijón.
** Cofradía del Vino de Cangas, de Cangas del Narcea.
** Cofradía Doña Gontrodo, de Oviedo.
** Gastrónomos del Yumay, de Avilés.
** Sociedad y Cultural Gastronómica La Pegarata, de Pola de Laviana.
las cántabras:
** Cofradía de la Anchoa de Cantabria, de Santoña.
** Cofradía del Orujo y el vino de la Liébana, de Potes (Cantabria).
** Cofradía del Queso de Cantabria, de Santander.
La gallega de Dos Viños Rías Baixas, Serenísima Orde do Lagariño, de Villagarcia de Arosa (Pontevedra),
y la portuguesa Confraria Barco O Rabelo, de Aveiro (Portugal).
Estando la representación del Círculo Gastronómico de los Quesos Asturianos compuesto por Iñaqui Blanco, José Ramón Megido (Monchu) –que debutaba como circuliano-, Jorge Martínez y el que suscribe.




De izquierda a derecha con Iñaqui, Monchu, Jorge y los Davices, García y  Fernández Prada, pregonero y presentador de las XXII Xornaes gastronómiques de les fabes. 




En la calle Obdulio Fernández Pando, se ubica la escultura de la “Manzanera”, que representa a una campesina portando manzanas, obra de Mariano Benlluire en 1932, para homenajear al indiano que da nombre a la calle. Escultura ubicada enfrente de la entrada principal del teatro Riera, en cuyas escaleras de acceso se hizo la tradicional foto de familia entre los asistentes, no sin antes escuchar la magistral interpretación de “El Chigre” por la Banda Gaitas.











Las instalaciones del teatro inaugurado en 1945 acogieron el acto oficial del II Gran Capítulo de la Cofradía de Amigos de les Fabes del Principado de Asturias, en cuyo escenario se fueron sentando al fondo todos los cofrades anfitriones, teniendo a su derecha a Armando Álvarez –delegado de FECOES-, Sabino González –presidente de FECOASTUR-, José Manuel Felgueres –alcalde de Villaviciosa-, Tomasa Arce – directora general de agroalimentación y pesca del Gobierno del Principado de Asturias- y Alejandro Fernández –delegado de FECOGA-. Acto en el que Santiago Martínez Grajo, ejerció de eficiente maestro de ceremonias.









La primera intervención fue la realizada por Ramón Villa González, Monchu para sus allegados, cofrade mayor local. Definió a la Cofradía como una colectivo de creyentes practicantes de la faba asturiana, que ejercen sus cuatro mandamientos: cultura, cultivo, divulgación y consumo; valoró el trabajo recopilatorio que desarrollan sobre el mundo de les fabes, así como su presencia en actos y eventos relacionados con el mismo; defendió la Indicación Geográfica Protegida y la colaboración que con su Consejo hacen; destaco la creación de una escuela de cultivo de fabes en una finca de 30.000 metros cuadrados en la cercana localidad de Grases, cedida para tal fin por el Ayuntamiento; se congratuló por las relaciones que mantienen con otras Cofradías y resaltó las visitas que hacen a templos culinarios en busca de la fórmula magistral de la elaboración de la fabada tradicional y elaboradas con otros ingredientes.











Santiago, antes de dar paso a la actuación de las componentes del  grupo “Covidance” del Ateneo Obrero de Villaviciosa, dio lectura a una alegoría sobre esta. Se remontó a la Biblia y a la creación de la faba por Dios en Asturias; citó a Santa Teresa y su famosa frase de “que el Señor anda entre los pucheros”; mencionó estudios recientes que valoran las cualidades de les fabes; definió a la faba como femenina y blanda y al compangu como masculino y contundente y resaltó que el cercano Valdedios fue el lugar elegido por Dios para descansar después de los siete días que duró la creación, concluyendo con una leyenda sobre la dueña de la Venta allí existente.










Concluido el baile alegórico en honor a la faba, con la pota incluida, se procedió al nombramiento, entronización, investidura y juramento de Ana López Montes, Jesús Fresno García, Marino Vigón Pérez y Pedro Morán Quirós como nuevos cofrades de número, por parte del cofrade mayor, ejerciendo los cofrades Ismael Fernández Ramírez y Miguel González Pereda como padrinos de los mismos.










A Jesús Fresno se le cedió la palabra, para en nombre de sus compañeros agradecer el nombramiento realizado que significa su puesta de largo en el mundo de las Cofradías gastronómicas; señaló que más que una emoción es un sentimiento ser admitidos como nuevos cofrades, así como juzgar y opinar en una hermandad donde todos practican la misma religión, liturgia y comunión.
El acto entraba en su ecuador con la intervención de Tomasa Arce. Quien mostró su agradecimiento por la invitación de una Cofradía joven que con seguridad tendrá un recorrido largo y que hace algo más que promocionar un producto; destaco que la faba cuenta con una marca y una Indicación Geográfica Protegida desde hace más de 25 años, pero que aún tiene que despegar; valoró la apuesta realizada por la enseñanza del cultivo y apostó por una visión integral de la cadena alimentaria, con un cultivo tradicional que tiene que estar abierto a las nuevas tecnologías.










Concluida su intervención, se procedió a los nombramientos y entregas de los galardones instaurados como reconocimiento a personas, empresas e instituciones que a juicio de la Cofradía destacan en los diferentes ámbitos relacionados con les Fabes.
Si en la primera edición la “Faba de Oro”, se otorgó al Serida, ubicado en la localidad, esta segunda se fue  para el occidente asturiano, para Coaña, para la “Finca la Estela”, representada por Sergio Suárez, reconociéndose en ella su capacidad por compaginar tradición con innovación en sus diez años de existencia, siendo ejemplo de eficiencia y rentabilidad.  









El reconocimiento al “Mérito Gastronómico” recayó en uno de los templos gastronómicos del Principado, al centenario y laureado establecimiento Casa Gerardo, que la familia Morán fundó en 1882 en Prendes (Carreño), gestionado en la actualidad por la quinta generación y que tiene desde sus inicios a la fabada como su plato estrella. 
Su propietario, Pedro Morán, que momentos antes había sido investido como cofrade de número, en su intervención de agradecimiento hizo una llamada al Gobierno del Principado y al Consejo Regulador de la IGP para pedir una apertura y reconocer las nuevas tendencias existentes en el sector de la faba.








El último reconocimiento, el de “Cofrade de Honor y Embajador” se fue para Cataluña, para Palá de Torroella, para la figura del joven cocinero y empresario David García Cantero, que toma el relevo de la cantante Paula Rojo y de Miguel Ángel Fueyo, técnico del Serida,  nombrados en la edición anterior.
David, que cuenta con 27 años, es cocinero y propietario del Grupo To (+), siendo la tercera generación del mismo, ha sido campeón de Cocina Joven de Cataluña, premio a la Imaginación y Creatividad y ganador en 2014 de la II edición del programa televisivo Top Cheff. David, con su humildad habitual, mostró su agradecimiento, su disponibilidad para lo que se considerase, a la vez que incluyó a la fabada entre sus platos preferidos considerándola uno de los grandes platos de la cocina nacional.










Aunque no aparecía en el programa del acto aún hubo un nuevo reconocimiento, tan inesperado como merecido, el de Cofrade de Mérito, que se otorgó al maestro y amigo Armando Álvarez Palacio. Armando que estaba en el escenario como delegado en el Principado de la Federación Española de Cofradías (Fecoes), recibió la imposición de la insignia en reconocimiento a sus valores humanos y a su aportación al mundo de las Cofradías enogastronómicas con las que está ligado desde más de cuatro décadas. Nombramiento que se viene a sumar a la innumerable lista de Cofradías y Federaciones que lo habían hecho con anterioridad.
Un emocionado Armando mostro su sorpresa, agradeció el nombramiento y destacó que por muy bueno que fuera el compango y aunque el cocinero fuera un fenómeno, si les fabes no son de Asturias, la fabada no es la misma.









A José Manuel Felgueres, alcalde de Villaviciosa, se le cedió la palabra para clausurar el acto oficial. Dio la bienvenida a los visitantes, reconoció la labor de su segundo teniente de alcalde –Juan Ramón González- gestor de la idea de la creación de la Cofradía; brindó a la misma todo su apoyo y agradeció la labor que realizan.









El acto entró en su parte final con la intervención de la local coral “Capilla la Torre”. Esta coral compuesta por 36 voces, creada el 30 de julio de 1994, dirigida en sus inicios por Asunción Cristóbal Rubio y en la actualidad por José Manuel Ovín de la Vega, nos deleitó con las interpretaciones “Canto a Asturias” de Nacho Cuervo y “El portal de la Villa” con música de José Fernández y letra de Gregorio Castro.
El colofón final fue la irrupción en el teatro de la Banda de Gaitas, que puso la música a la interpretación del Himno del Principado de Asturias, el Asturias Patria Querida, por la Coral y todos los presentes.








Los actos oficiales continuaron con un nuevo desfile hasta la Plaza Cubierta, la popular plaza del mercado construida entre los años 1901 y 1904 en ladrillo, hierro y cristal, en base al proyecto del arquitecto Juan Miguel de la Guardia,  en la que destaca su esbelta estructura metálica rectangular de 1583 metros cuadrados.
Allí se realizaba la exposición de fabes y productos de la huerta y en su escenario David García realizó el pregón de las XXII Xornaes gastronómiques de les fabes y fue investido como embajador de les fabes por el alcalde maliayes. David, que fue presentado por otro David, en este caso Fernández Prada, director de Gustatio y coordinador de les Xornaes, toma el relevo de la cantante Paula Roza, del ex futbolista Julio Salinas y del periodista deportivo Juanma Castaño, pregoneros y embajadores de las ediciones anteriores.
David del que su presentador destaco su humildad, esfuerzo, trabajo y cabeza bien amueblada, recordó sus raíces con sus tradiciones y sabores; destacó que en un país de legumbres, la más grande y la reina es la faba asturiana, por su textura y gran sabor; alabó a sus productores; no se olvidó de todos los grandes cocineros y de todos aquellos que guisan con amor, ya que la cocina es amor y hay que compartirlo, concluyendo que aunque la gran revolución de la gastronomía es la fusión y las cocinas moleculares hay que apostar por las tradiciones y los fogones clásicos.










Concluido el pregón y la intervención final del alcalde, aún hubo tiempo para pasear por la plaza, disfrutar de la exposición sobre los motivos del campo y les fabes realizada por asociaciones del concejo y adquirir los diferentes y variados productos expuestos para la venta, antes de desplazarnos al cercano núcleo rural de Amandi, en dónde se celebró el almuerzo de hermandad en el restaurante que lleva su nombre.




En la Plaza con Armando Álvarez, en el centro, Jorge, Iñaqui, Arturo y Pachi, seis de los ocho componentes del Grupo de Catas Las Alondras, fundado en 1995.





Almuerzo del que pudimos disfrutar en grata compañía y en el que no faltó la fabada con su compango, aunque para el que suscribe entre los elementos de este debe de incluirse el lacón y esta no la tenía, y que puso el broche final a un estupendo II Gran Capítulo, primero al que acudo al no poder hacerlo en su primera edición al encontrarme ausente del Principado.
Mi más sincera enhorabuena a los cofrades maliayes por la magnífica organización de un Capítulo que contó con un desfile que acercó a los visitantes a una buena parte de sus edificios más emblemáticos, un acto sobrio y protocolario en el que se cuidaron todos los detalles, unos nombramientos realizados con sapiencia y una digna y correcta comida. Más no se puede pedir.



MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlace.


Vídeo del II Gran Capítulo. 
Enlace: https://www.youtube.com/watch?v=sqZrMwh3nyM








“El temor inhibe la acción. La acción cura el temor”. Anónimo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario