jueves, 19 de diciembre de 2013

Novicio 2013, Asturias ya tiene su Beaujolais.

De la alianza comercial entre Monasterio de Corias y Coalla Gourmet, sale al mercado el primer vino asturiano elaborado en la línea del famoso Beaujolais francés.

 
El Principado de Asturias cuenta con un potencial vitivinícola importante, desconocido por unos y obviado por otros, con presente, pasado pretérito importante y un futuro más que prometedor. Como en todas las facetas empresariales, de marketing y de comunicación siempre hay una serie de avanzados que tiran de un carro, al que en ocasiones unos se suben y otros le cruzan la vara a las ruedas, pero que siguiendo la senda marcada llega a su destino.
Sin duda es a ese carro al que se han subido dos empresas asturianas en el año del inicio del siglo que operan en el sector vitivinícola, una es la productora VINOS CANGAS, S.L. ubicada en Corias, en Cangas del Narcea, más conocida por su el nombre comercial de sus elaboraciones “Monasterio de Corias” y otra la comercializadora COALLA GOURMET con sede en Gijón. A ellas sin duda se les debe un importante o importantísimo porcentaje de la supervivencia e incremento paulatino, tanto en cantidad como sobre todo en calidad, de los vinos de una Indicación Geográfica Protegida a la que esperemos pronto, y a ser posible inminentemente, pase a ser Denominación de Origen Protegida.
Detrás de entidades mercantiles hay personas, que con su trabajo diario, su constancia y su continuidad direcionan a las mismas hacia la senda marcada, y en este caso los nombres propios son Víctor Álvarez y Juan Redondo por la bodega y a Ramón Coalla, por la comercializadora. Ellos son, en sus diferentes ámbitos, los alma mater y padres de los diferentes proyectos que poco a poco van creando para ubicar al vino de Cangas, y por extensión del Principado de Asturias, dónde se merece.
 
 
Ramón, a la izquierda, con Víctor a la derecha.
 
 
En el año 2000 se crea Vinos de Cangas, S.L que de manera inmediata comienza a trabajar por recuperar el viñedo del suroccidente asturiano, ubicándose en las históricas bodegas del Monasterio de Corias y sacando sus primeros caldos de la vendimia del 2001. Eran los años de la apuesta de la administración regional por la recuperación de un sector con una larga historia y prácticamente inexistente en esos momentos, apuesta que no es el momento de valorar y de la que se podría hablar mucho.
Junto con Vinos de Cangas, S.L. otras empresas fueron creadas, y otros empresarios valoraron crear las suyas sin llegar a hacerlo efectivo. Uno de esos empresarios fue Ramón Coalla, que siguió siempre de cerca el resurgir del viñedo asturiano, y que se decidió por apostar por alianzas comerciales y no por producir. Víctor y Ramón llevaban años de relaciones comerciales, ambos son profesionales contrastados con amplia experiencia, apostando desde el inicio por la tipicidad y por la singularidad única de un viñedo y de unos vinos en lo que todo estaba por hacer.
Desde la primera añada Coalla siempre comercializó los vinos elaborados por la bodega, en el año 2005 diseñaron conjuntamente un vino en exclusiva para uno de los establecimientos hosteleros abanderados de nuestra tierra, Casa Gerardo, que bajo el nombre de “CORIAS BY PEDRO MORÁN” fue el primer respaldo y apuesta clara de la hostelería regional por nuestro vino. Años después bajo la marca ESCOLINAS, Coalla comercializa a nivel regional, nacional e internacional, monovarietales de las autóctonas Albarín Negro, Verdejo Negro y Carrasquín, elaborados con tal fin por la mano maestra de Juan Redondo.
Ahora dan un nuevo paso adelante, y el 5 de diciembre de 2013, fue el día elegido de comienzo de la comercialización del NOVICIO. Curioso nombre para un proyecto singular, diferenciador y nunca realizado en el Principado, para un vino de la añada 2013 elaborado con uvas que cuarenta días antes estaban sin vendimiar. Un vino, salvando las distancias, en la línea del famoso y espléndidamente comercializado Beaujolais Noveau francés, cuya Apellation d´Origine Contrôlèe (AOC) fue creada en 1937, y que desde la región de Beaujolais inunda el mercado vinícola internacional con un vino joven de corta vida, que tuvo en el año 2002 su récord de elaboración con 58 millones de botellas.
Para crear el Novicio, Ramón, Juan y Víctor se han referenciado al modelo del Beaujolais y lo han adaptado a sus posibilidades y dimensiones, Ramón lleva años comercializando este tipo de vinos y es buen conocedor tanto de sus virtudes como de sus defectos. El coupage de las autóctonas Albarín Negro y Verdejo Negro con la adaptada Mencía son las varietales con las que se elabora, mientras que el elaborado limítrofe a Borgoña es monovarietal de Gamay; el método de elaboración es diferente pero con el mismo objetivo de obtener un vino ligero, concentrado de sabores, baja graduación y fácil de beber; su comercialización esta basada en el mismo tipo de marketing, con un día de referencia de llegada a todos los puntos de venta conjuntamente, previamente anunciada, haciendo de la misma una auténtica y esperada fiesta.
Con todas estas premisas el Novicio 2013 ha visto la luz, Juan Redondo como director técnico de la bodega fue el encargado de dar forma al proyecto comercial diseñado por Ramón y su equipo comercial, y que mejor que hacerlo en la añada de más producción de uva de todas las existentes desde la creación de la IGP, que alcanzó la cifra de 130.415 kilos, de las que 85.515 fueron de uvas tintas y 44.900 de blancas.
El método de elaboración empleado ha sido el de vinificación tradicional, con despalillado y prensado de las uvas, fermentado a baja temperatura con encubado en corto, obteniendo un vino joven fresco y aromático con menos tanino, que no se clarificó ni estabilizó, al que se le realiza una suave filtración previa al embotellado y con dosis bajas de dióxido de azufre, que eviten una rápida oxidación.
El objetivo se ha cumplido y el vino ha respondido a las premisas marcadas para su elaboración, con una producción de 4.000 botellas, con el carácter propio de las uvas y del terruño, con el cuño atlántico del viñedo cangués,  una graduación alcohólica baja de 11,50 º y una equilibrada acidez que transmite una frescura que le hacen fácil de beber y de consumo inmediato.
 
 
 
Juan Redondo, con una botella de su nueva elaboración, explicando la misma.
 
 
Con todo el productivo en marcha faltaba diseñar la campaña de markting y comercialización, y que mejor que hacerlo en la línea exitosa del vino francés, que ha conseguido que el tercer jueves de cada noviembre salga a la venta a la vez en gran parte del mundo, primero con el eslogan: ¡Le Beaujolais noveau est arrivé! y desde la añada del 2005 con el ¡Est temps pour le Beauolais Nouveau!.
Dado que las condiciones climáticas y de vendimia francesa son diferentes y previas a las canguesas, Coalla Gourmet fijó la fecha del 5 de diciembre para su puesta en escena y comienzo de servicio y venta del mismo, realizándose previamente el reparto de carteles en el que se comunicaba la nueva llegada en los establecimientos de hostelería, en el que se remarcaba la fecha y una botella decorada con puntos de colores con un toque festivo contenía la leyenda “el novicio esta llegando”. Y completó su campaña con una presentación del vino, con visita a la bodega incluida, en el anexo Parador Nacional de Turismo Monasterio de Corias, el lunes 25 de noviembre para profesionales de la hostelería, en la que han podido conocer de cerca la realidad del vino de Cangas y degustar en primicia la nueva creación.
 
 
 
 
 
 
 
Todo ello ha dado los resultados deseados y buscados y el vino salió a la venta etiquetado como Vino de Calidad de Cangas, el jueves, día 5 de diciembre de 2013,  a un precio PVP en las tiendas de Coalla Gourmet de 6 euros, previo al denominado puente de la Constitución y a las fiestas navideñas, con una gran acogida por parte de hosteleros y consumidores, que parecen haber dado con su adquisición la bienvenida y visto bueno a esta nueva experiencia, con un buen ritmo de venta que va camino de agotar en breve tiempo la producción mencionada de 4.000 botellas, enriqueciendo el panorama vinícola asturiano, abriendo nuevas perspectivas económicas a las bodegas existentes, con la inyección de tesorería de forma inmediata para nada desdeñable.
Estupendo proyecto el abordado por ambas entidades mercantiles, que cuenta con mi respeto, admiración y apoyo, que abre nuevas métodos de elaboración y comercialización al viñedo astur, en el que el ingenio, el trabajo, tesón y fe en unas varietales y productos han hecho posible el mismo.
 
 
 
 
 
 
MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlaces.
 
 
“Al bien hacer jamás le falta premio”. Miguel de Cervantes (1547-1616), escritor español.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario