miércoles, 5 de diciembre de 2012

Santo Adriano del Monte.

Esta parroquia perteneciente al concejo de  Grao, es la única deshabitada en el Principado de Asturias a noviembre de 2012. Fotos y video de la misma.

Con una extensión de 8,88 kilómetros cuadrados, es una de las veintiocho parroquias  que forman el concejo , se encuentra situada en el área suroriental del mismo, a una altitud que oscila entre los 640 y 690 metros, limitando  al norte con la parroquia de Coalla (Grao), al este con la de Sama de Grao (Grao), al sureste con la de Linares (Proaza), al sur con la de Sograndio (Proaza) y al oeste con la de Yernes (Yernes y Tameza).
Los núcleos de Santo Adriano y de La Condesa, ambos deshabitados, forman la parroquia. El primero se asienta a media ladera, escarpado en la falda del pico Buey Muerto (1022 metros), sobre la cabecera del río Las Varas, mientras que el segundo, esta justo en la ladera de enfrente, al otro lado del río.
 
Vista desde la parte superior, en la ladera de enfrente La Condesa.
 
Sus hilos vitales históricos, el de su nacimiento y el de su muerte, según el profesor de la Universidad de Oviedo,  Ruiz de la Peña, pueden fijarse con exactitud. El actual Santo Adriano del Monte, antes denominado Santo Adriano de Vaselgas, fue aforado a perpetuidad el 1 de marzo de 1238, a tres ciudadanos de la capital, Pedro Tomas, Iohan Pedriz y Domingo Pérez, por don Juan, obispo de Oviedo, con otorgamiento de los canónigos de Tuñón:
Este lugar vos do porque era tornado monte devisso, que lo arropades e que pobledes e llantedes e hedifiquedes e que lo ayades por jur de heredat por todos los tiempos del mundo, tan bien vos commo tod vuestra progenia que de vos desçendier, por tal pleito: que quantos y moraren sean vasallos del obispo de Oviedo e dian cada anno al monesterio de Tunnon en dia de Santo Adriano veinte sueldos de la moneda de Leon, e quando el obispo for una vegada en el anno en este llugar e en Tunnon entre quatro onbres casados dianle una quarta de reguefas e otra de huerdo por la quarta de Oviedo; e por estos veynte sueldos que entre todos devedes dar e por este manjar seadesquitos e libres de toda otra facendera e otra demanda {...} E sy venier a tiempo que eglesia se venga en este llugar sea de Tunnon”.
Su final  como núcleo rural, se fija en mediados de los años setenta del siglo pasado, cuando sus últimos habitantes abandonaron el pueblo y sus posesiones, quedando el mismo oficialmente deshabitado, no solamente él, sino también la parroquia. En la actualidad, aún se mantienen en pie, aunque algunas derruidas o en ruinas, 21 casas familiares, algunas de importante tamaño, 13 cuadras, 4 hórreos, 2 paneras, escuela, iglesia y cementerio. Su acceso rodado es por la carretera N-634, entre Oviedo y Grao, hasta coger la local GR-3 a Bayo, y luego el ramal a Ballongo y Baselgas, para desviarse en la Llamera y ya por la pista de piedra y tierra –en bastante buen estado- llegar al pueblo, dónde concluye la misma.
 
Vista general desde la parte inferior.
 
Aunque muchas construcciones se encuentran derruidas, una visita al pueblo no indica que el mismo se encuentra abandonado desde hace más de treinta años, ya que algunas de sus casas tienen el aspecto de estar habitadas, con cortinas e incluso con ropa colgada en el corredor. Una habitabilidad estacional puede explicar esta situación, al igual que en La Condesa, que al contar con una acceso rodado en buen estado, hace que una familia del cercano pueblo de la Ballonga, mantenga allí su actividad ganadera.
Aunque Santo Adriano no tenga vida, no tenga ni suministro eléctrico ni de agua y no tenga acceso rodado asfaltado ni estén aglomeradas sus calles, esta muy presente entre los que allí tienen sus raíces, habiéndose creado en el año 2007 una asociación de defensa del lugar, la “Asociación Cultural Santo Adriano del Monte”. Esta reivindica su existencia, sus tradiciones, ha recuperado y mantiene la fiesta del lugar, que se celebra el día 8 de septiembre, coincidiendo con el día de Nuestra Señora de Covadonga, patrona del Principado de Asturias, y reivindica una carretera que acabe con su incomunicación.
Por otro lado, otra asociación gradense, la de “Amigos de Grado” se ha posicionado en su defensa, desarrollando un plan de rehabilitación del pueblo, que de momento esta paralizado, y que se basaba en que la localidad es un “museo etnográfico vivo” y que por el pasaba un ramal de la Vía Romana del acceso más importante a Asturias desde León, el Camino Real del puerto de la Mesa.
 
   Prado en el que se celebra la fiesta, ubicado encima del pueblo.
 
Es curioso que a pesar del abandono del núcleo, el mismo copo protagonismo en dos momentos puntuales a nivel periodístico, uno con motivo de una gamberrada de muy mal gusto y otro por una lucha entre municipios por su pertenencia.
El 7 de septiembre de 2010, un día antes de la fiesta local y regional,  y mientras los mayores realizaban los preparativos para la fiesta y la clásica corderada de hermandad con que la que conmemoran la festividad, los niños María y Daniel Rodríguez y su primo Carlos García, mientras jugaban en las inmediaciones de la iglesia, descubrieron la talla de madera de Nuestra Señora de Covadonga hecha cenizas encima de la piedra sacramental que se utilizo y utiliza como altar en las misas campestres, con la cabeza y los pies calcinados y su vestido azul hecho jirones.   
Acto vandálico sin explicación alguna, en un ritual en el que se empleo velas, piedras, palos, una pota y una navaja, y que completaron con la ruptura de varias lápidas y cruces del cementerio anexo a la iglesia. Los miembros de la Asociación en su momento se posicionaron por un acto de sabotaje, encaminado a entorpecer su espíritu de recuperación de su pueblo, pero no deja de ser curioso que el mismo coincida con varias desapariciones de réplicas de la misma Virgen en días anteriores, como las que estaban ubicadas en peña Santa de Enol y el picu Urriellu ó Naranjo de Bulnes,  que también sufrieron las iras de los innombrables.
En la actualidad, la iglesia con sus puertas abiertas, se conserva en bastante buen estado, gracias al esfuerzo de la Asociación, luciendo su altar unos humildes crucifijos rodeados de flores, y en uno de los laterales un cuadro cerámico domestico de la Virgen a la que exaltan. Ella, probablemente sea el símbolo del pueblo, que dormita en espera de tiempos mejores.
 
Iglesia y piedra sacramental, dónde se realizo el ultraje y quemado de la Virgen.
Un par de años antes, en el 2008, Santo Adriano del Monte había salido a los medios de comunicación por el litigio que han mantenido los concejos de Grao y Santo Adriano,  otorgándose la propiedad. Un litigio puesto de manifiesto por la solicitud de construcción de una pista al pueblo a la Consejería de Medio Rural del Principado de Asturias, por parte del municipio de Santo Adriano y por la publicación de un folleto de promoción turística de la comarca del Camín de la Mesa, en el que el pueblo figura como propiedad de dicho municipio.
Curioso este litigio que vuelve a poner de manifiesto la ineficacia y nula sensibilidad política, que antepone intereses desconocidos a los de los ciudadanos, con enfrentamientos banales en lugar de luchar por la recuperación de un pueblo, con más de 800 años de historia. Mientras Grao se ampara en la existencia de documentos, la realización de obras en el mismo en su momento y escritos firmados por descendientes de vecinos de la localidad, y en que la parroquia ni siquiera limitada con el otro concejo, Santo Adriano lo hace en que allí se pagó la contribución y en el catastro figuran hectáreas de monte de su propiedad.
Ya anteriormente, en el año 2004, el alcalde de Santo Adriano, aprovecho el encuentro realizado en el “Forum Barcelona” con sus homónimos de los San Adrianos existentes en el mundo, para invocar a la solidaridad de los mismos para recuperar la parroquia. En el encuentro al que asistieron representantes de Argentina, Francia, Hungría, Italia y Portugal, además de Bilbao, Burgos, Cataluña, Galicia y Navarra, propuso la realización de un campo de trabajo, formado por jóvenes de las poblaciones mundiales que llevan el mismo nombre.
Un escrito en una de las casas toma parte en la polémica y se manifiesta a favor de su pertenencia a Grao.
 
 
 
 
Uno tras pasar por Santo Adriano, con motivo de una excursión montañera con inicio en la Focea (Yernes) con ascenso al Buey Muerto, cuya ladera cobija al pueblo, y final en Sama de Grao, se queda con el sinsabor de encontrar un pueblo desértico, cuya vida da la sensación de haberse apagado de un día para otro, con una ubicación relativamente cercana a localidades importantes, cuyos habitantes posiblemente por falta de apoyos e infraestructuras mínimas en el siglo XX se han visto obligados a irse de su terruño en busca de perspectivas mejores. La sensación es algo distinta al paso por La Condesa, el otro núcleo de la parroquia, en la que presencia de ganado y la estética de las casas muestran más vida que en Santo Adrianu.
Lo que si es digno de admirar es el quehacer de la Asociación Cultural Santo Adriano, cuyos miembros luchan por mantener por lo que con toda seguridad, sus ancestros tanto trabajo y sacrificio emplearon. El entorno del pueblo tiene los mismos recursos que otros en el Principado, su ubicación no justifica su abandono, pero si es una prueba fehaciente del abandono rural y de sus actividades en el que esta inmerso nuestra Comunidad y que bien se merece una reflexión política.
 
Delante de la puerta de la iglesia.
 
MÁS INFORMACIÓN.
Asociación cultural Santo Adriano del Monte: http://sanadriano.jimdo.com/nosotros/
Vídeo con fotos del pueblo.
 
 
 
 
“Ciertas cosas son tan importantes que necesitan ser descubiertas solas”. Paulo Coelho de Souza (1947 -) novelista y dramaturgo brasileño.

1 comentario:

  1. ¡Qué pena de pueblo! seguro que como bien dices no tiene inconvenientes que no tengan otros. Es curiosa la polémica entre Grado y Santo Adriano por su titularidad. Por lindes no lo entiendo.
    Charo Fernández

    ResponderEliminar