martes, 13 de noviembre de 2012

Tino Helguera, semblanza de uno de nuestros grandes.

Tino por su curriculum, sus creaciones y su quehacer diario, es todo un lujo para la pastelería asturiana.

Hablar de Tino es sinónimo de hablar de chocolate y confitería, es toda su vida y  forma parte por derecho propio de los más grandes del sector no sólo de nuestro Principado de Asturias, sino también de todo el territorio nacional, contando con un reconocido prestigio internacional al alcance de muy pocos. Y no peco de amistad al afirmarlo, aunque la tenga desde 1999, si analizan un poco su curriculum vitae para nada verán que me he excedido.
Tino nació en Paris el 10 de noviembre de 1957, a dónde sus padres emigraron como otros tantos asturianos por los años 50. Allí realizo sus estudios primarios, y se decantó por la profesión de confitero y pastelero, para la que se formo en las escuelas de Yssangeulx y Lenotre, formación que luego continuo con múltiples cursos de especialización en la Escuela de Barry, o con maestros como Philippe Urraca o Francisco Torreblanca.
En 1973 la familia Helguera vuelve a su Gijón natal, dónde su padre José Julio abre la confitería J. Helguera, en la céntrica avenida Schutz. José Julio, procede de familia pastelera y confitera –de hecho en Gijón llegaron a convivir tres confiterías con el apellido Helguera- y después de su etapa parisina, dónde presto sus servicios profesionales en prestigiosos establecimientos como cocinero y repostero, se instalo definitivamente en su ciudad natal, hasta su jubilación en 1996.
Y con José Julio vino, se instalo y estuvo hasta el cierre su hijo Tino, con el que existe una complicidad más de colegas, que de padre e hijo. A él se puedo decir que Tino le debe una gran parte de su éxito profesional.
Su capacidad creativa y de innovación, junto a muchas horas de trabajo, siempre estuvieron fuera de toda duda. Pronto todo ello se vio recompensado y en el año 1993 tendrá su primer gran premio y reconocimiento nacional, obteniendo en el campeonato de España el primer puesto y siendo reconocido como “Maestro chocolatero”. Puesto que se repitió en los años 1994-5-6-7 y 8.
Por aquellos años el campeonato no era oficial, pero si permita competir a nivel internacional como representante nacional, y así en 1996 obtuvo en Paris, el segundo puesto en el concurso internacional.
En 1999 el campeonato se oficializa, y Tino vuelve a vencer, siendo el primer MMACE (Mejor maestro artesano chocolatero de España) que hubo en España.
En 1995 y 1996, se alza también con el campeonato de España de cocineros y reposteros.
Entre los años 1996 y 2000 se dedica íntegramente a la impartición de formación y a colaboraciones puntuales, actividades que sigue realizado así como colaboraciones televisivas, aunque más esporádicamente en estos últimos años. Desde 1996 es embajador técnico de chocolates Barry.
En mayo del 2000 abre junto con su primera mujer Mari Carmen Martínez, La Casa del Chocolate, en el paseo de Begoña, 28 de Gijón. Establecimiento que posteriormente convertiría en el año 2002 en franquicia con gran éxito por toda España, abriendo un total de 7 tiendas, teniendo en el polígono Bankunión de Tremañes (Gijón) su centro productivo. Con dicho establecimiento estuvo hasta mayo de 2005, fecha en que la separación del matrimonio, dejo el mismo en manos de Mari Carmen, que lo regenta desde esa fecha con el nombre de “Sentir el chocolate”.
Desde esa fecha desarrolla su actividad profesional desde el centro productivo de Tremañes, que se convertirá en su lugar de operaciones hasta el 24 de junio de 2011, fecha en la que se inaugura la Casa del Chocolate de nuevo en Gijón. Es en la calle Manuel Llaneza, 13, fruto de su alianza con el grupo Cafento, momento en el que se puede disfrutar de sus creaciones en las franquicia de Avilés de la Casa del Chocolate, en las tiendas Stracto Experience de Madrid y Castellón, y en las más de 80 tiendas del Cafetal Club, y en el que tiene como compañero de lujo a Sergio, el menor de sus hijos.
Sergio sigue la estela de su padre, y a sus 26 años ya puede cuenta en su palmarés con los campeonatos de jóvenes pasteleros de Asturias en el año 2009 y de España en el año 2010.
 
 Con Tino en el nuevo establecimiento, con su última creación “Hamburguesa dulce”.
Su obra creativa es reconocida, admirada y respetada internacionalmente por sus colegas y disfrutada por sus múltiples clientes. Sus creaciones –algunas de dimensiones muy considerables- son muy variadas y abarcan diferentes temáticas, causando admiración siempre su exposición.
Obra que incluye esculturas famosas como las de El David, La Piedad o El Moisés de Miguel Ángel; la iglesia de San Pedro en Gijón, las catedrales de Oviedo, Toledo, Milán y Notre Dame de París o la Basílica de Covadonga; la Universidad Laboral de Gijón; el estadio de futbol de el Molinón de Gijón o el busto del monarca Juan Carlos I. 
Sus creaciones bomboneras siempre han sido uno de sus puntos fuertes, contando entre sus clientes a la misma Casa Real Española y los comercializados con su marca por el Real Madrid. Su gama es tan variada como se puedan imaginar, con texturas y rellenos impensables, causando furor en su momento –por ejemplo - sus “Bombones al Cabrales”.
Ahora de nuevo Tino resurge con gran fuerza, el nuevo establecimiento goza del reconocimiento del público y mano a mano con Sergio –el pequeño de sus dos hijos-  ha recuperando su vena creativa. Así el pasado 19 de octubre de 2012, presento en La Casa del Chocolate su “Hamburguesa dulce” mientras que su lanzamiento oficial se hizo en Madrid el 25 de octubre con motivo del IX Salón del Chocolate.
 
 
Creación inspirada en el emblema de la comida rápida, en versión dulce como su propio nombre indica, fruto de más de siete meses de trabajo con una combinación de productos dignos de su amplio curriculum. A ella por su peculiaridad, estética, texturas, espléndidos contrastes de sabores y el gran conjunto conseguido, le dedico una entrada independiente. Su apuesta por convertir el alimento rey del Fast food en un icono de la repostería groumet bien se lo merece.
Pero si Tino es toda una referencia profesional, su calidad humana es tan aún mayor que su curriculum, como le reconocemos sus muchas amistades, clientes, alumnos y personas que con él mantenemos relación.
Enhorabuena Tino por tu nueva creación, a la que seguro seguirán otras más como bien me has dejado ver y muchas gracias por tú amistad.
MÁS INFORMACIÓN.
 
“Las ideas, como las pulgas, saltan de un hombre a otro, pero no pican a todo el mundo”. Stanislaw Lem (1921-2006) escritor polaco.

1 comentario:

  1. ¡Como me alegra de que alguien se acuerde del bueno de Tino ! Gracias a sus cursos, muchos hemos aprendido importantes trucos en repostería. Aurora.

    ResponderEliminar