miércoles, 5 de julio de 2017

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en Ordizia.

Construida en el siglo XVIII sobre otra del siglo XIII, que formaba parte del sistema defensivo de la villa.


Ordizia, ubicada en la comarca del Goierri, bañada por el río Oria, en el sureste de la provincia de Guipúzcoa, cuenta con una extensión de 5,65 kilómetros cuadrados y una población de 9875 habitantes –censo de 2106-.
Fundada en 1256 por el rey castellano Alfonso X “el Sabio”, quién también le otorgó el título de villa y rebautizó como Villafranca de Ordizia, que conservó hasta 1982, en la que recupero su primigenio nombre.

Ordizia, la capital del queso Idiazábal.

Su iglesia parroquial está bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción, construida entre 1770 y 1802, sobre los restos de una anterior de finales del siglo XIII y principios del XIV, que formaba parte del sistema defensivo de la villa, y de la que se conserva la antigua torre de vigilancia del castillo fortaleza en su interior.






De planta de una sola nave, está dividida en cuatro tramos con capillas laterales, alto coro y ábside octogonal, con cubierta de bóvedas de crucería con ligamentos sobre un conjunto de columnas sin base.









Destacable es el retablo del altar mayor, obra de Bernabé Cordero, en el siglo XVII, que cuenta con un Cristo de la escuela sevillana y la imagen gótica de Andra Mari sedente del siglo XIV.









Sus capillas laterales, se muestran como si fueran brazos de crucero.










En el lateral izquierdo se encuentra la de San Pedro, que antiguamente contaba con una puerta que daba al exterior, con su artístico arco gótico perteneciente al edificio anterior y dónde se ubica la primigenia pila bautismal y un monumento medieval.








En las capillas fundadas por Domingo de Zabala y por Isasaga, destacan el martirio de Santa Catalina, pintado por Julio Romano, discípulo de Rafael, y el retablo plateresco de 1555 dedicado a San Gregorio, respectivamente.













En el presbiterio, sobre la actual puerta de la sacristía, se muestran varios escudos de armas y una inscripción de fecha 1556.








El órgano se encuentra en la parte superior, en el coro.








En su exterior, porticado, destaca altiva la torre campanario, erigida a finales del siglo XVIII y principios del XIX, bajo los planos de Francisco Ibero, de forma cuadrada y que cuenta con un reloj de 1753, que sustituyo al anterior de 1516.








Su atrio de entrada es el original de la primera construcción, se alza sobre columnas de hierro fundido y cuenta con un arco con arquivoltas ojivales.









La iglesia cuenta con otras dos entradas, una de ellas destinada únicamente a los peregrinos que hacían el Camino de Santiago, que accedían directamente y únicamente a una de las capillas.











MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar en enlaces.



“El arte no se entiende, se disfruta”. Les Luthiers, conjunto musical argentino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario