sábado, 7 de diciembre de 2013

Ascensión al macizo de las Tres Marías y al Cuitu Negru, desde Casares de Arbás al Brañilín.

Ascensión al macizo de las Tres Marías y al Cuitu Negro, en travesía desde Casares de Arbás (León) a la estación de esquí del Brañilin (Principado de Asturias). Descripción, fotos, tiempos y video.

Casares de Arbás, ubicada a 1323 metros de altitud, es una localidad de la montaña leonesa, que fue municipio independiente hasta 1865, en el que paso a depender de Rodiezmo de la Tercia y posteriormente de Villamanín, al que pertenece en la actualidad. Ubicada en el oeste del valle de Villamanín, fue una localidad de tradición trashumante, a la que la creación del pantano en la década de los cuarenta del siglo pasado cambio su sistema de vida inundando sus mejores campos de cultivo.
Para acceder a Casares desde Oviedo, de la que dista 81 kilómetros, hay que acceder primero a Villamanín a través de la carretera N-630 por el puerto de Pajares, y luego por la carretera que lleva a Aralla llegar a la localidad pasando antes por Rodiezmo de la Tercia. En el centro de la localidad, que cuenta con una población de 45 personas –censo de 2012- se alza la ermita de San Roque y el molino comunal de Andrés, desde dónde parte la ruta propuesta.


Con el esbelto y llamativo macizo de las Tres Marías al Norte, a las espaldas del pueblo, se abandona el mismo en busca del sendero que por el margen izquierdo del arroyo de Casares y que paralelo a la pista marcada por Cuatro Valles como el sendero señalizado como Valles de Arbás, que recorriendo la sierra de Chagos conduce a Viadangos de Arbás y en circuito vuelve a Casares va ganando altura por la loma hasta la base oriental de los farallones calizos, que parecen imposibles de atacar y que componen este atractivo macizo.
En la loma o collada, a 1595 metros, hay que ir en dirección de la primera de las Marías, la conocida como el Palero, la más pequeña pero también la que presenta mayor dificultad por lo escarpado de su única cara accesible para los montañeros. A partir del segundo collado, al que se accede por el lado sur de su peñón anterior, a 1730 metros, la ascensión se realiza a través de sucesivas terrazas cada vez más verticales, pero con bastante buen agarre.


Terrazas que hay que subiendo en ocasiones gateando, con espectaculares caídas al vacío, para ir ganando altura hasta una pequeña canalina final, a 1820 metros, que tras una breve trepada conduce prácticamente a la base del pico, para ya en cómodo ascenso salvar el pequeño desnivel existente y coronar el Palero (1893 m) el primer pico de la ruta.


Desde el Palero, y prácticamente durante toda la ascensión, las vistas son espectaculares, dominando todo el entorno dado lo solitario del macizo, rodeado de valles. Para bajar el pico no hay más remedio que retroceder hasta la segunda de las colladas, destrepando lo andado, bajando por la misma canalina y teniendo especial cuidado en la bajada dada su verticalidad, de hecho en la ruta realizada con el Grupo de Montaña Vetusta guiada por Francisco Salvador, se ha utilizado una cuerda para agarrarse en la parte del descenso más escarpada.


En la collada, hay que continuar ascendiendo a través del terreno calizo en dirección hacia la segunda de las Marías, conocida como la de Enmedio, para lo que es necesario rodear el Palero por su cara sur hasta su vertiente oeste, observando según se va ascendiendo la espectacularidad de la impresionante cara norte del pico que se acababa de ascender, y que desde esa visión sólo es accesible mediante escalada.

Sin llegar a la base oeste del Palero, hay que ir que continuar en dirección oeste y a través de una pequeña canal herbosa, casi sin tocar el lado norte, llegar a la arista de la segunda María, a 1870 metros, y continuando en leve ascensión por la misma llegar a su cumbre, que cuenta con una altitud de 1913 metros. Las vistas desde las mismas son, si cabe, aún más espectaculares, dando la sensación de existir más diferencia de altura que los 20 metros en el que supera este al pico anterior, con el pueblo y embalse de Casares a nuestros pies.




Con un pequeño destrepe por la cara oeste se llega a una nueva collada, a 1890 metros, en la base de la tercera de las Marías, la conocida como María de los Corros.


La única opción para ascenderla es a través de una ladera empinada por su cara norte, en la que hay que tener especial precaución cuando tiene humedad, para llegar a la cumbre guiados por los diferentes hitos que guían la ascensión.
La tercera de las Marías y más alta de las tres, con una altitud de 1971 metros, es la última que recibe este nombre, pero no el último pico del macizo ni el más alto, aunque quizás porque a partir de ella la dificultad es mínima, los otros picos no son nombrados como los tres ascendidos y que le dan nombre.



Cresteando y en leve descenso se llega a otra pequeña collada, para desde ascender al cuarto de los picos, la peña Ortegal, que tiene una altitud de 1960 metros, y que al igual que todos los anteriores y al que precede, no tiene ningún tipo de cruz, índice ni ningún otro indicativo, y simplemente está marcada con unos modestos jitos, algo más pequeños que los existentes en María de los Corros.
Continuando hacia el oeste se desciende hasta una nueva collada, a 1900 metros, para desde ella acceder –ahora sí- al último de los picos y que completa el macizo junto con las cumbres de la Barragaña, Turrón y la Meloita. Es peña Esquina, el de mayor altitud con sus 1993 metros y que permite unas panorámicas diferentes de las observadas hasta ese momento. Un buen número picos de la cordillera Cantábrica, como las altivas Ubiñas, los Fontanes, el Siete, Cuitu Negru, Cellón, Brañacaballo, Fontún o el Estorbín de Valverde o las moles del alto de Bernesga como el Espigüete y el Bodón, están a vista de pájaro.
Recorrido todo el espectacular macizo calizo, la ruta continua hacia el norte para lo que hay que descender hasta la collada de Carrió, divisando perfectamente una gran parte del trayecto que aún queda por recorrer con el Cuitu Negru al fondo y las diferentes pistas que concluyen en la misma, procedentes del valle de Chagos y de la collada de Gistréo.
La collada de Carrió, a 1773 metros, divide Casares de las brañas de Caldas de Luna, y en ella la ruta tiene varias alternativas. Se puede ir hacia Casares de Arbás, bien por la derecha a través a través de la morrena glaciar a píes del farralón y de la pista de los Cuatro Valles ó bien por la parte izquierda, hacia el oeste, bordeando el pico Turrón y descendiendo hacia el punto de salida por el valle de los Calderones; la otra opción, que es la que sigue esta ruta, es concluir la misma en el Brañilin, en la estación de esquí Valgrande – Pajares, en el Principado de Asturias.
En esta última opción, hay que atravesar la collada y continuar hacia el norte, salvando dos pequeñas lomas cargadas de cotollas hasta llegar al pico Carbazosa, cuya cima a 1862 metros esta indica a través de un jito de considerables dimensiones.
Con el Cuitu Negru como referencia el marcado camino llega cresteando  al límite de la provincia de León con el Principado de Asturias, a 1834 metros, marcado por un simple lindero alambrado, para ir en busca de la pista que accede desde Casares y que conduce al Cuitu Negru, a 1890 metros de altura, y perfectamente distinguible desde muchos kilómetros alrededor por las instalaciones de comunicación ubicadas en su cumbre.
Pocos metros más abajo de esta atalaya lenense, comienzan las pistas de la estación de esquí, dónde esta ubicada la construcción hasta dónde suben las telesillas que dan acceso a las mismas, y que salvan los 440 metros de desnivel que hay desde la salida de las mismas en el Brañilín. Hasta esa construcción llega la carretera construida en el verano de 2012 para posibilitar la llegada de la vuelta ciclista a España hasta ese punto, y que en constante revueltas salva el desnivel con una pendiente mínima del 12,3 por ciento, con puntos del 20 y 24 por ciento, en un trayecto de 3,200 kilómetros.
Desde esa construcción, en temporada de esquí, lo correcto es bajar por la carretera, pero fuera de temporada lo más directo es realizar la bajada a través de las pistas de esquí, salvando el importante desnivel existente hasta dónde se encuentran todos los equipamientos de la estación en poco más de 30 minutos.
A pesar de su modesto tamaño, Valgrande Pajares está equipada para dar un excelente servicio a sus usuarios, con 29 kilómetros en total esquiables, 41 pistas, 5 remontes de teleesquis, 8 de telesillas y 82 cañones, cuya gestión corre a cargo de la dirección regional de deportes del gobierno del Principado de Asturias.  
El Brañilín, no sólo acoge las instalaciones de la estación, sino que allí hay edificaciones complementarias de la misma y otras de uso privado, al que se accede por carretera desde el puerto de Pajares. A píe de la edificación de los remontes se encuentra el monolito a Jesús Suárez-Valgrande –Chus Valgrande- desde el 08-04-1978 como homenaje y recuerdo de los deportistas al fundador de la estación en el año 1954, aunque sus orígenes se remontan a 1920, cuando su padre se instaló en el puerto con el hotel Valgrande, que en 1952 sería derribado para construir el Parador de Pajares, hoy en día cerrado y con sus estupendas instalaciones seriamente deterioradas.  
Y en la explanada ubicada en la parte superior del monolito, concluye esta etapa, en la que se recorren 10 kilómetros, con un desnivel de ascenso acumulado de 1148 metros y de 1016 metros de descenso, que se realiza en un tiempo de 6 horas, sin contar las paradas pertinentes.
Perfiles de la ruta, cedidos por L.V y J.F, compañeros del G.M.Vetusta.
TIEMPOS  DE  REALIZACIÓN.
Casares de Arbás.       1323 metros.               00,00 h.           00,00 h.
Collada.                      1595 metros.               00.32 h.           00.32 h.
2º collau.                     1730 metros.               00.22 h.           00.54 h.
3º collau.                     1820 metros.               00.21 h.           01.15 h.
El Palero.                    1893 metros.               00.19 h.           01.34 h.
3º collau.                     1820 metros.               00.20 h.           01.54 h.
Base 2º María             1690 metros.               00.27 h.           02.21 h.
1º collau.                     1840 metros.               00.20 h.           02.41 h.
2º collau.                     1870 metros.               00.10 h.           02.51 h
María del Medio.        1913 metros.               00.12 h.           03.03 h.
Collada.                      1890 metros.               00.11 h.           03.14 h.
María de los Corros    1971 metros.               00.19 h.           03.33 h.
Collada del medio.     1895 metros.               00.08 h.           03.41 h.
Peña Ortegal.              1960 metros.               00.04 h.           03.45 h.
Peña Esquina.             1993 metros.               00.08 h.           03.53 h.
Collada Carrió.           1777 metros.              00.29 h.           04.22 h.
Pico Carbazosa.          1862 metros.               00.26 h.           04.48 h.
Entrada Asturias.       1834 metros.               00.13 h.           05.01 h.
Enlace pista.                                                  00.12 h.           05.13 h.
Cuitu Negru.               1890 metros.               00.10 h.           05.23 h.
Brañilin.                      1450 metros.               00.32 h.           05.55 h.
MÁS  INFORMACIÓN.
Video de la ruta.
“Cuando las Tres Marías van al Palero salen los de Casares del hilandero”. Copla popular recogida por Modesto Medina Bravo, inspector de Educación y escritor leonés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario