lunes, 7 de octubre de 2013

Certamen del quesu Casín. XXVI edición, 31 de agosto de 2013.

El 31 de agosto de 2013, se celebró una nueva edición del queso más ancestral del Principado de Asturias, con piezas con el sello de la D.O.P. Queso Casín. Descripción, fotos y video.


La collada de Arniciu, ubicada a 915 metros de altitud, en el Parque Natural y Reserva de la Biosfera de Redes, entre los concejos de Caso, a la que pertenece, y Piloña, es el lugar dónde la “Sociedad de Festejos Arniciu” organiza año a año este prestigioso Certamen, cita ineludible de los romeros y de los amantes de la gastronomía en general y del queso en particular.
Si la XXV edición fue la primera que contó con la participación de las tres queserías artesanales homologadas productoras, esta edición lo será por ser la primera vez que se comercializan piezas con el sello de la Denominación de Origen Protegida Queso Casín. Denominación aprobada en el año 2008, pero que hasta este año no contó con Consejo Regulador, comenzando a comercializarse las primeras piezas con el sello europeo en junio de 2013.
En la entrada de la carpa que acoge las actividades de la “Fiestas de la collada de Arniciu” en las que se incluye este Certamen, junto con las muestras de apicultura y artesanía de la madera de Redes, lucia un bonito cartel con la explicación de dónde se hace, el material, las herramientas, el resultado, los promotores –con sus fotos- de la identificación de la marca y el sello de la misma.
Promoción que corrió a cargo del “Centro de desarrollo rural de Arniciu” y cuyos directivos: Raúl –secretario-, Tomás –presidente- y los vocales: Antonio, Javier, Jesús, Juan y Ceferino, aparecen en la foto de dicho cartel, de izquierda a derecha de píe y sentados. Gracias a su empuje la Denominación pudo comenzar a dar sus pasos, constituirse su Consejo Regulador y obtener partidas presupuestarias.








El diseño de los puestos, al igual que en la edición anterior, estaba en forma de L, en el frontal las productoras artesanas y en el lateral las queserías. Por las mesas había folletos de la DOP y de la programación de la fiesta, en este último aparecían como expositoras trece artesanas, de las que dos no lo son al formar sociedad y constituir una de las tres queserías, cuando en realidad eran seis las que estaban presentes, todas ellas del concejo de Caso,  una menos que en la edición anterior al faltar Mª Esther Muñiz, de Buspriz, y Josefina Martínez, de Ablanéu y volver Lidia Moratán, de Orlé. Un número bastante lejano a las veintiunas asistentes con las que comenzó el Certamen en el año 1988.
Hortensia Vega, de Prieres, de 78 años,  participante desde la primera edición, aunque el año pasado estuvo representada por su hija Nuria González, y que puso a la venta un total de 12 piezas, 25 menos que en la edición anterior, de un peso aproximado de 450 gramos/pieza, con tres marcas diferentes. Unos con el texto “queso Casín y el escudo del concejo”, otras con “Recuerdo BC (Beatriz Cueria)” y otros con “Recuerdo”, auténticas reliquias de marcas estas últimas, con al menos 90 años de antigüedad el marco con la referencia última.










Inés Rodríguez, de La Felguerina, que tomo el relevo ya hace de sus años de su madre Charo Rodríguez, que estaba anunciada en el programa y no acudió a la cita. Marcadas con las iniciales RR, acudió con 29 piezas de unos 400 gramos/pieza, dos más que en la edición anterior, que puso a la venta a un precio de 10 €.









Leonor Adrado, de Prieres, 78 años al igual que su vecina Hortensia y también fiel desde el inicio. Esta edición puso a la venta 11 piezas, siete menos que el año anterior, de un peso aproximado de 400 gramos/pieza, a un precio de 15 € con la marca “quesu casin y el escudo del concejo”.










Lidia Moritán, de Orlé, también asidua desde el inicio con la excepción de las ediciones de los años 2011 y 2012. Su oferta fue de 4 quesos de 450 gramos de peso aproximado, a un precio de 15 € y marcados con “quesu Casín y las iniciales LM”.










Lucinda Posada, de Tanes, que también acudió a la muestra de artesanía múltiples elaboraciones de cestas, paneras, apoya platos, paragüeros y otras más. Puso a la venta 4 piezas, frente a las 10 de la edición pasada, de un peso aproximado a 200 gramos, a un precio de 5 €, marcados con las iniciales LP.










Rosa Muñíz, de Orlé, asidua desde el inicio. Acudió con cuatro piezas, también mermando su oferta en dos unidades, de un peso aproximado a los 450 gramos, que puso a la venta a un precio de 15 € marcadas dos con “quesu casin y el escudo del concejo” y dos con las iniciales RM.









Por su parte, las queserías que realizan sus elaboraciones como entidades mercantiles –bien personales o societarias- volvían a repetir escenario, auque con la novedad mencionada de contener el sello europeo del reconocimiento de su elaboración acogido a una Denominación de Origen Protegida. Denominación que esperemos ayude a potenciar su imagen y sobre todo la introducción en los mercados, tanto a nivel regional, nacional y europeo, dónde es uno de los grandes desconocidos. Este marchamo certifica un origen y un proceso único, ahora la continuidad y ampliación de la producción, el marketing, comercialización y apoyos institucionales deben darle continuidad.




Las piezas de las tres queserías con el sello acreditador.
  



Marigel Álvarez, propietaria de la quesería Reciegos, ubicada en el complejo de agroturismo de su misma propiedad en el barrio de mismo nombre en Campo de Caso, y fiel a la cita desde el III Certamen y auténtico referente de este queso, de la que fue su única elaboradora profesional durante más de dos décadas.
Su oferta en número era prácticamente la misma que en la edición anterior, 100 piezas de 250 gramos, diferenciando en precio los más curados -2 meses largos- a 6,5 € y los menos –escasamente un mes- a 6 €, con su marca histórica: el escudo del municipio aparece en el centro, rodeado del texto queso casin y las iniciales MA.
Si el año pasado también puso a la venta requesón y crema de queso Casín, en esta ocasión optó como novedad en hacer la degustación con nachos mejicanos, haciendo con esta armonización un guiño a su reciente gira promocional  por Méjico.









Omnes Volumus Plus, S.L. la quesería creada por Maribel Bruch y Cristina Cubillas, que comercializa su producción bajo el nombre comercial “El viejo mundo” y que comenzó a elaborar sus piezas en noviembre de 2011, estuvo representada por Cristina. Su política de empresa sin duda significa “un antes y después” en la elaboración y comercialización, con diferentes elaboraciones y presentaciones, muchas de ellas realizadas a medida del consumidor.
Buena muestra de ello es que la oferta que presentaban eran de cinco elaboraciones diferentes, con un total de poco más de 100 unidades con pesos medios de 250 gramos. Gorollos, elaborados dos días antes, a 4 €; quesos de 2 rabiladas con 60 días de maduración a 4 €; quesos de 3 rabiladas, también con 60 días de maduración, a un precio de 7 € y únicos comercializados con el sello de la DOP; quesos con 4 rabiladas y 90 días de maduración a un precio de 9 € y quesos de 5 rabiladas con 90 días de maduración y un precio de 10 €.
Como ven oferta variada para satisfacer todos los gustos, lastima que no haya estado presente su innovador “queso Casín con leche de cabra” aún en proceso experimental  y que obviamente no podrá ser incluido en la DOP al no estar reconocida este tipo de leche en la misma y que por causas que desconozco no fue posible degustar y adquirir, como si se pudo hacer con otro innovador queso presentado por Lácteos Piloña, S.C. que por tampoco podrá tener el distintivo europeo.










Lácteos Piloña, S.C. que comercializa bajo la marca Ca Llechi, es la otra quesería elaboradora y a diferencia de las anteriores su domicilio y centro de elaboración lo tiene en Piloña, en Maruxones, Pintueles. Creada en marzo 2012, debutaron en la comercialización de sus quesos en este Certamen en su edición anterior al que asistieron con unas 100 piezas bajo el nombre “Camín real del Sellón”.
Tras un paréntesis de estudio y pruebas, la comercialización definitiva de sus elaboraciones comenzó a finales del pasado mes de marzo, cambiando la denominación comercial por “Ca Llechi” y ampliando su oferta con la comercialización desde julio pasado de una línea productiva nueva, bajo el nombre comercial de “La Xerra, queso de monte” elaborado también con leche cruda y entera de vaca de pasta prensada no cocida y un mínimo de 60 días de maduración. Con ambos quesos acudieron a Arniciu, representados por Olaya Valiente, hija de Alberto Valiente uno de los copropietarios, y Ana, comercial de la quesería, con 53 piezas de casinos con el sello DOP de un peso de 250 gramos a un precio de 7 € unidad y 70 días de maduración; y con 40 kilos de la Xerra, en quesos de diferentes tamaños a un precio de 16 € / kilo y una maduración de 60 días.




Ana, a la izquierda, con Olaya en su puesto con sus elaboraciones.





Como también es habitual el Certamen tuvo el apoyo y respaldo de los Ayuntamientos de Caso, Piloña y Sobrescobio, como del gobierno del Principado de Asturias, con la presencia de la eficiente y comprometida Tomy Arce, Directora General de Desarrollo Rural y Agroalimentación, siempre dispuesta a sumar a favor del mundo quesero asturiano.
A última hora de la mañana dimos por finalizada nuestra estancia en el Certamen, después de departir con queseros, artesanos y autoridades, y haber degustado piezas de elaboraciones muy diferentes, pero con una base en común, un queso trabajado como pocos –o ninguno- no del gusto de todos los paladares por su fuerza y contundencia, que ejemplariza como pocos la idiosincrasia del campo asturiano.




Con Tomy y las titulares de las queserías artesanales.




Lo que no ha cambiado por desgracia es el trato que los medios de comunicación escritos mercantiles dan a la Fiesta y al Certamen. Ninguno de los dos medios escritos que sobreviven en el Principado, La Nueva España y El Comercio, se hicieron eco –al menos en las ediciones regionales- de su celebración los días anteriores al mismo, deficiencia grave a la que nada se puede objetar. Los titulares y crónicas de la edición anterior y la de este son muy similares y para nada reflejan la realidad vivida en ambas, hinchando sin fundamento o explicación alguna las cifras de piezas expuestas y vendidas. Si el año pasado evite pronunciarme, en esta ocasión no lo voy a hacer. 
No se puede engañar a unos lectores que tienen el derecho de ser informados por los medios de comunicación, y lo que sin duda no procede es hinchar datos de asistencia y de producción, que para nada se ajustan a la realidad. Mientras que El Comercio no facilita datos en ninguno de los dos años, La Nueva España, recae en el error del año 2012 y vuelve a hinchar los números de una manera escandalosa, dando cifras de 1000 kilos y 800 kilos presentes y vendidos en los años 2012 y 2013 respectivamente, cuando la realidad es que los kilos presentes no llegaron a los 100 en ninguna de la dos, como se ha detallado con datos suministrados por los elaboradores y fotos de los mismos en esta crónica y en la edición anterior, no mencionando las ventas por ignorarlas.
Las cifras de La Nueva España se ponen en boca de la organización ¿pero no es labor periodística contrastarla? ¡qué fácil es hacer titulares! el Casín pesa en torno a 250 gramos la pieza, si llegase a haber 800 kilos, estos serían más de 3000 piezas de quesos y ese volumen no pasa para nada desapercibido en ningún lugar, y menos en una carpa de las dimensiones de la que allí se monta.
Repito, ese tipo de información no conduce a nada. Esas cifras sería sin duda la mejor señal de la recuperación de un queso que estuvo camino de su extinción, como ocurre en la actualidad con otros quesos de nuestra tierra, como el de Urbíes, Xenestoso o Bota, pero por desgracia la realidad es otra. La problemática del quesu Casín es de sobra conocida, a su escaso número de elaboradores –al que no esta ajeno el gran trabajo que su elaboración conlleva- se suman las limitaciones que estos tienen en cuanto a la materia prima de su elaboración, sin que existan ganaderías ni en Caso ni en Sobrescobio con un mínimo de producción y unos estándares de calidad y capacidad de suministro;  el trabajo consensuado de administración con ganaderos y queseros bajo estándares de calidad máxima, promoción, comercialización, apertura de nuevos mercados son sin duda premisas de trabajo para ubicar al quesu Casín en el sitio que se merece, con titulares falsos e información distorsionada no se consigue nada, sino desinformar e intentar crear realidades falsas que solo pueden confundir al consumidor.








Mi más sincera enhorabuena a la comisión organizadora de la Fiesta y del Certamen por su ingente y desinteresado trabajo; a las productoras artesanas por dar continuidad a una producción que por pequeña que sea ha servido para mantener nuestro queso más ancestral y a las queserías profesionales por dar continuidad a las anteriores. Me agrada el camino emprendido por estas últimas y de continuar en esa línea y sumárseles nuevas  queserías como así parece, en Abantro ya esta en marcha un nuevo proyecto, el futuro del queso y de la D.O.P. estará mucho más claro que hace sólo un par de años.



MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlaces.

Vídeo de la Fiesta y el Certamen.







“Asturias recuerda a todos los españoles que pertenecemos a la nación más vieja de Europa”. Catalina Luca de Tena (1959 - ) editora y ejecutiva madrileña.

1 comentario:

  1. Muy buen reportaje y opiniones muy acertadas. He aquí la realidad.
    Saludos.
    Miguel Tascón

    ResponderEliminar