viernes, 10 de agosto de 2012

Oviedo recibe el distintivo "Territorio Inclusivo".

La Asociación “Viajes sin Fronteras” premia a Oviedo con el distintivo “Territorio Inclusivo”. Un premio que hay que saber explotar a nivel turístico y promocional.

En un mundo tan global y en situaciones tan dramáticas como la actual, no cabe duda que la captación de visitantes y turistas hacía un destino turístico es una batalla del día a día, en el que cualquier momento en el que se bajen los brazos en la misma será aprovechada por los competidores. Estos mismos determinantes hacen que la especialización, una oferta diferenciadora en el que la calidad tenga un gran peso especifico y campañas estratégicas en el que los recursos económicos se aprovechen al máximo, marquen la frontera entre el éxito y el fracaso.
El Principado de Asturias en general y Oviedo en particular, no son ajenos a este efecto, la estacionalidad es un caballo de batalla, a la que se pretende combatir desde hace tiempo sin que el trabajo realizado se vea compensado por el momento, a pesar de que existen factores objetivos suficientes para poder superarla.
Hace un para de meses el Ayuntamiento de Oviedo, con motivo de la feria de la Ascensión, ponía en marcha a través de un acuerdo con la empresa de mupis JCDecaux, una campaña publicitaria de dicha feria en siete ciudades españolas y ocho europeas a través de colocación en las mismas de 1.364 mupis. Aquella campaña al que suscribe, como ya he dejado escrito, no le parecía para nada correcta, y dudaba y dudo de su rentabilidad.
Sin embargo hay proyectos que en muchas ocasiones pasan desapercibidos para el gran público y en muchas ocasiones también para los medios de comunicación que no se hacen eco lo suficiente de los mismos, y cuyos resultados no son percibidos a corto plazo. Uno de estos fue el impulsado hace ya tres años en la ciudad, bajo el título “Oviedo sin límites” en el que su objetivo era que la ciudad fuese un espacio de turismo inclusivo, en el que cualquier persona con algún tipo de discapacidad pudiese disfrutar de la visita a nuestra ciudad como cualquier otro viandante, adaptando para ello infraestructuras y accesos para superar las posibles barreras existentes.
Ahora Oviedo recoge el primer reconocimiento por dicho esfuerzo, a través de la Asociación “Viajes sin Fronteras” de discapacitados sin ánimo de lucro, que el 24 de junio de 2012, le ha otorgado su distintivo “Territorio Inclusivo”, con el valor añadido de ser la primera ciudad europea en recibirlo.
Viajes sin Fronteras ha organizado en marzo de 2012, el primer congreso de “Viajar con discapacidad” que se ha celebrado en Jaén, y muy posiblemente fruto de este congreso una parte de la Asociación, con su presidente Miguel Nonay a la cabeza, se ha desplazado a Oviedo para otorgarle a su Ayuntamiento el distintivo, que reconoce las facilidades que la ciudad ofrecen para quienes hacen turismo en silla de ruedas, así como por su implicación y convicción para eliminar barreras, fomentando la inclusión y la accesibilidad.
Uno de los objetivos de esta Asociación es la de concienciar primero y motivar después a las ciudades para que creen espacios sin barreras, con el objetivo de hacer que los viajeros con algún tipo de discapacidad, en este caso aquellos que vayan en sillas de ruedas, tengan la mayor movilidad posible. A aquellas ciudades que se comprometan en tal sentido, la Asociación lo hace en promocionar a las que más se adapten a sus necesidades.
Uno de los medios de comunicación interna de los miembros de esta Asociación parece ser que son las redes sociales, en las que participan activamente y muchos de los mismos tienen su propio blog. Por estos medios han llegado un grupo de ellos a la ciudad, y han examinado la ciudad los días previos a la entrega del distintivo, contando con el acompañamiento, participación y colaboración de profesionales del turismo y de la fotografía y del Ayuntamiento, con su concejal de turismo José Ramón Pando a la cabeza, paseándola todos ellos en sillas de ruedas.
La conclusión de los diferentes recorridos propuestos, con el análisis y comprobación de lo que significan las barreras arquitectónicas en el centro de las ciudades, y más concretamente en aquellos lugares de interés turístico, ha sido altamente satisfactoria para sus impulsores, que no han dudado de manifestar que “cualquier turista minusválido que venga a Oviedo se sentirá libre”.
Ignoro el como y el porqué se ha elegido Oviedo, eso es lo de menos, lo importante es que se ha pasado el examen y ha sido la primera ciudad en ser reconocida con este distintivo. Él puede ser un buen reclamo y motivo de explotación turística, atrayendo hacía la ciudad y al Principado a un colectivo que arrastra tras de sí a un buen número de personas, siendo un buen ejemplo de ello la realización de un Congreso internacional de esta Asociación.
Oviedo tiene ya el distintivo, pero entiendo que otras ciudades y cascos antiguos como los de Avilés y Gijón, también pueden ser merecedores del mismo, ciudades que sin duda han realizado y realizan esfuerzos en la misma línea que la capital, y ni estas ni el Principado puede ser ajeno, ni hacer oídos sordos a esta distinción, y aprovechar la sinergía que ello genera.

MÁS INFORMACIÓN:
El cencerro de Oviedo anda suelto por España y Europa.

“El placer de viajar consiste en poder disfrutar de la combinación adecuada entre la contemplación de la naturaleza, el conocimiento de la cultura y una cierta dosis de aventura”. Ramón Hereter, español.





No hay comentarios:

Publicar un comentario