lunes, 29 de agosto de 2011

Abierto por obras. El gran fraude.

Bajo el slogan “Abierto por obras” engañan en la actualidad –agosto del 2011- a los visitantes que nos desplazamos a Vitoria-Gasteiz.

Con motivo de mi visita a la ciudad para disfrutar de las estupendas fiestas de la Blanca atendiendo la amable invitación del amigo Fernando Bastida, no he querido dejar de pasar la oportunidad de visitar las obras de rehabilitación de la Catedral de Santa María, que están siendo valoradas muy positivamente y puestas de ejemplo de cómo se deben de realizar este tipo de actuaciones en monumentos con serios problemas de diferente índole. Y ello a pesar de que Fernando, con su prudencia habitual, me lo desaconsejaba; habían acudido el verano del 2010 y se habían llevado una desilusión con la visita, que no con la rehabilitación.


De mano aconsejan reservar plaza con antelación, ya que hay muchas peticiones. La visita se realiza en grupo y tiene una duración de una hora y cuarto. Bien, pues no hubo problemas en hacer la reserva el mismo día con una antelación de 7 horas y la visita no llego a los 50 minutos.
Una vez recogida la entrada -por la que sólo cobran la módica cantidad de 6 €- que previamente has reservado, y formado el grupo –creo recordar que de 15 personas- te dejan tiempo para que veas y compres (en la medida de lo posible) todo el merchandising que han elaborado para su venta (que no es poco). Después el guía que te corresponde te acompaña y te pasa a una sala donde te ponen un pequeño vídeo de unos 15 minutos en los que te hacen un pequeño repaso de la historia de la ciudad y la catedral, con unas pequeñas pinceladas de cómo fue el inicio de las obras. Hasta aquí bien, al no saber luego lo que te encuentras.
A partir de aquí es cuando estás en manos del guía y la suerte está echada, puedes tener suerte y encontrar algún profesional –que no ha sido nuestro caso- que no te explique las cosas como un papagayo y no te lleve como correcaminos por el recorrido indicado.
Es incomprensible que las explicaciones se realicen desde la planta baja, cuando el interior está completamente andamiado, por lo que ahí es prácticamente imposible ver algo. Luego te suben a la carrera al triforio, disfrutas de un ver y no ver  la parte norte de la ciudad y te introducen propiamente en el triforio, y aquí que es desde donde se deben realizar las explicaciones, ya que la vista sobre los daños que tiene la estructura se ven perfectamente, vas como en la cola del cine, rápido, rápido y casi sin tiempo para mirar. De ahí al pórtico – parece ser que ya está concluida su reparación-, dónde se acaba la visita y te dejan todo el tiempo que precises; los guías ahí terminan su recorrido y ya pueden dialogar tranquilamente entre ellos. ¡Ah! y de fotos nada de nada –excepto en el pórtico- no sea que vayas a copiar el modelo de andamiaje (aunque yo he conseguido sacar alguna).

Merche, Estela y Fernando en el parte exterior del Triforio

A la salida, el intercambio de miradas entre nosotros mostraba claramente nuestras sensaciones. Por mi parte no logro alcanzar como esta maravillosa idea, que ha servido de ejemplo a un montón de iniciativas –al menos a 50 según la Fundación- por territorio nacional e internacional, y que ha servido incluso de modelo a seguir en rehabilitaciones en Sudamérica por la UNESCO, no se muestre actualizada.
Obviamente las obras están muy avanzadas, el sótano y otras partes parece ser están terminadas, y es claro que en la visita ya no se pueden ver los descubrimientos aparecidos ni el deterioro que tenía buena parte de la estructura. Pero eso no es incompatible con que el video este actualizado, me da la impresión de que siguen poniendo el realizado en el año 2000 cuando comenzaron las visitas, ni que no se muestre lo que ya esta restaurado –como el sótano-, y que cuando éste toda la rehabilitación concluida, si se mostrará. Y exigir profesionalidad a los guías es imprescindible, el visitante que acude quiere que las explicaciones sean lo más exhaustivas posibles y no pinceladas de lo que se supone que había y de lo que se está haciendo.
Me consta que no siempre ha sido así desde junio del 2000, año en que comenzaron con las visitas. Según nos han dicho, en los primeros años la visita era mucho más exhaustiva y estaban al descubierto un montón de cosas que obviamente ahora ya no lo están. En este sentido, cabe destacar las palabras del escritor Ken Follet en octubre de 2002 cuando visitó la Catedral, sirviéndole de inspiración a su obra “Los Pilares de la tierra” (http://dendecaguelu.blogspot.com/2011/01/los-pilares-de-la-tierra-ken-follet.html), y de la que dijo que era una de las tres más interesantes del mundo, como bien lo refleja un panel, junto a la escultura del mismo, que han colocado en la plaza de la Catedral: “Las restauraciones de las catedrales de Europa deberían seguir el ejemplo de Vitoria-Gasteiz. En ningún lugar del mundo se puede ver algo así. Mi agradecimiento a la Fundación Catedral Santa María, de la que recibí ayuda e inspiración”.

Ahora bien, esto no significa que la Fundación no haga las cosas bien. Según los técnicos, el proyecto de rehabilitación es ejemplar y en ella se están aplicando los últimos métodos y sistemas, y la política de marketing y de comercialización de las obras para autofinanciarse es ejemplar y digna de ser estudiada en masters y postgrados, al igual que la oferta cultural que realizan en torno al proyecto.
Por otra parte, su página web es de lo más completa (http://www.catedralvitoria.es/), y en la que, si me permiten, casi se ve más que visitándola físicamente. En ella se pueden realizar visitas virtuales a: la planta de campanas, al bajo cubierta, al triforio, al paso de ronda, a la planta baja, al sótano y a los accesos. Y no solo eso, sino que alguna de ellas hay la posibilidad de ver la vista en el 2001, en el 2002, en el 2004 y a 31-10-2008. Obvia decir que muchas de estas partes no se pisan en la visita y que de estas vistas en el video no muestran absolutamente nada. Curiosa incongruencia.
En fin lástima que uno salga tan desilusionado de una visita que realiza con las máximas expectativas a un estupendo monumento en el que se está haciendo un impresionante trabajo en pos de su recuperación, de la que su pórtico es un buen ejemplo.
En estas magnas obras, es digno de resaltar el descubrimiento de los restos de una antigua muralla, datada en la segunda mitad del siglo XI, y que por sus similitudes con los testimonios que aún se conservan en pie en la parte más alta de la ciudad llevaron al equipo de arqueólogos a plantear la hípótesis de una mayor antigüedad para unas murallas que tradicionalmente se consideraban obra de Sancho el Sabio y se fechaban en 1181. Un estudio posterior permitió investigar en profundidad estas primitivas murallas, confirmando una antigüedad mayor a la supuesta y en un estado digno de ser recuperado.
Quiero concluir con unas pinceladas sobre lo que es la Catedral y sus partes más interesantes de visitar antes de llevarse a cabo su restauración y rehabilitación y transcribo el texto del folleto que entregan, en el que constan datos de interés para quién los desee conocer.

UN POCO DE HISTORIA DE LA CATEDRAL Y SUS CONTENIDOS.
La construcción de Catedral de Santa María, data de finales del siglo XIII y XIV, posiblemente levantada sobre un templo románico, exceptuando la torre de 58 metros que debió ser restaurada tras un incendio que sufrió en 1856. Durante el período 1960-64, la iglesia fue totalmente restaurada, perdió los arcos cordales que atravesaban la nave central, y se colocaron unos tirantes de hierro en las naves centrales para su perfecto mantenimiento.
En su exterior resalta un magnífico pórtico constituido por una triple puerta gótica con distintas imágenes tanto en los pilares como en la capilla del fondo renacentista. Las imágenes representan la vida de los santos, resaltando especialmente el tímpano central que escenifica pasajes de la vida de la Virgen que está considerado como uno de los más destacados del gótico europeo. Frente a él quedan restos del pórtico primitivo, tapado en el siglo XVI.


En su interior el templo es de planta de cruz latina con tres naves de amplio crucero con cuatro capillas, y tres capillas poligonales al fondo. En el siglo XV se levantó una nueva capilla en el lado sur.
Según se entra a mano izquierda, en la capilla de San Juan, destaca una lápida de bronce de los Ortiz de Luyando. La siguiente es una capilla-baptisterio a la que se accede por otra. Junto a ella, se encuentra el sepulcro de Diego Ortiz de Caicedo y esposa de estilo bajo renacentista y una imagen barroca de la Inmaculada. Siguiendo el recorrido, destaca la presencia del conjunto escultórico del Nacimiento de Jesús, que lleva a un nuevo sepulcro del mismo estilo que el anterior de Cristóbal Martínez de Alegría, alcalde vitoriano en tiempos de Felipe II. Justo enfrente está el sagrario y cuadro de la Piedad, realizado por Gaspar de Crayer y enmarcado por un arco plateresco.
La segunda capilla absidal guarda un relieve con un Pantocrátor gótico. Tras la girola se encuentran las tres capillas poligonales, presentando, la primera, un retablo de seis lienzos en dos cuerpos y la última, un sepulcro plateresco de Álvaro Díez de Esquivel, antiguo alcalde de Vitoria y su esposa. Otro sepulcro del mismo estilo de Martín Sáez Salinas, tesorero de Isabel la católica, lo encontramos a espaldas de la capilla mayor.
En el brazo opuesto del crucero, en la primera capilla siguiendo el recorrido, resalta un cuadro de la Purísima pintado en el año 1666 por Juan Carreño de Miranda, prestigioso artista cortesano. En la siguiente capilla se acogen interesantes obras como un retablo plateresco realizado en Amberes en el siglo XV y tres sepulturas del siglo XVIII de estilo gótico.
En las siguientes capillas resaltan por orden el cuadro de Santa Ana de estilo barroco, el de la Magdalena del Renacimiento, el de San Bartolomé del siglo XVII y el de la aparición de la Virgen con el Niño a San Benito del Barroco.


TEXTO DEL FOLLETO DE LA VISITA ACTUAL.
La Catedral de Santa María es un tempo gótico del siglo XIII ubicado en el extremo norte del casco histórico de la ciudad de Vitoria, que en el año 1994 se decide cerrar al público debido a los problemas estructurales que padecía. En 1998, se presento el Plan director de restauración integral. En este documento (Premio Europeo Nostra 2002) se definieron las causas de las patologías del edificio, el análisis de su proceso constructivo y las futuras intervenciones que deberían realizarse a lo largo de los años en que se desarrolla su restauración y rehabilitación. Se trata de un plan abierto, un proyecto vivo en continuo desarrollo adaptando los cambios que el proceso requiere.
A finales de 1999 nació la Fundación Catedral de Santa María, la entidad creada para gestionar de manera unificada todo el proceso de restauración. Su Patronato está constituido por la Diputación Foral de Álava, el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y el Obispado de la ciudad, aunque a lo largo de estos años otras entidades públicas y privadas, como las personas que forman parte de nuestro Círculo de Fundadores, han apoyado el proyecto.
La restauración de Santa María es un proceso abierto al público, “Abierto por obras” es el nombre de nuestro programa de visitas. Arquitectos, arqueólogos, operarios, andamios … configuran el día a día de un proyecto innovador en el turismo cultural, apoyado en la solvencia que además éste ha adquirido en el ámbito científico, técnico y académico, apoyado por la Universidad del País Vasco, lo que nos lleva a ser un referente tanto nacional como internacional.
Los visitantes realizan un recorrido en el pasado y la historia a través del “Itinerario del Conocimiento”. Éste se inicia en los cimientos del templo y se adentra en su historia, que también lo es de la ciudad, en sus rincones y recorridos. Las excavaciones arqueológicas han dejado al descubierto y a vista de todos, nuevos espacios que formarán parte de la visita una vez que la Catedral recupere de nuevo su suelo. Un excepcional espacio expositivo donde el conocer y entender los orígenes de Vitoria-Gasteiz se haga desde las mismas entrañas de la catedral hasta la torre, atalaya de la ciudad.


La “obra” se convierte en parte de un proyecto que pretende rehabilitar Santa María más allá de sus cimientos, sillares y muros, para devolverle además de nuevo su función religiosa. Por ello desarrollamos una intensa actividad cultural; “Encuentros con la Catedral”, conferencias con escritores e intelectuales de prestigio nacional e internacional; “Abierto por concierto”, conciertos tanto en el pórtico como en el interior del templo; “El Pórtico de la luz”, un espectáculo de luz y sonido que devuelve las policromías que el tiempo arrebató a Santa María; “La catedral enseña”, unidades didácticas con centros escolares, talleres infantiles, colonias, cursos…..
Esperamos que disfrute de su visita.


MÁS INFORMACIÓN.
Paseando por Vitoria-Gasteiz.

“No está mal una mala mentira cuando defendemos con ella una buena verdad”. Jacinto Benavente (1866-1945) dramaturgo español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario