sábado, 11 de septiembre de 2021

Cueva Oscura de Ania. Las Regueras.

Considerado uno de los mejores ejemplos del Aziliense antiguo cantábrico, se ubica a escasos metros del paso del Camino de Santiago Primitivo.

Las Regueras es un pequeño municipio del centro occidente del Principado de Asturias, con una extensión de 65,80 kilómetros cuadrados, vertebrado en seis parroquias: Biedes, Santullano, Soto, Trasmonte, Valduno y Valsera.

A la de Santullano pertenece la localidad de Ania, distante 1,5 kilómetros de la capital municipal de igual nombre que la parroquia. Localidades comunicadas a través de la carretera AS-234 que une el puente de Peñaflor en la N-634 con Santa Cruz de Llanera.

Ubicada a una altitud de 150 metros, en la orilla del río Andayón, a media ladera en parte sobre una antigua terraza fluvial, cuenta con una población de algo superior al medio centenar de personas en el año 2020.




A escasos 300 metros del pueblo se encuentra la conocida como bibliografía prehistórica como cueva Oscura de Ania, para distinguirla de la cueva Oscura de Perán en el concejo de Carreño destruida por una cantera industrial.




Situada en el margen izquierdo del río Andayón, tiene dos entradas orientadas al este y una gran sala, dividida en dos zonas por varios bloques caídos. Entradas protegidas con unas verjas, que permiten visionar una pequeña parte de su interior que está protegido por bolsas de plástico.





Excavada por Gómez Tabanera y otros, en la segunda mitad de la década de 1970, contiene niveles de finales del Paleolítico superior (Magdaleniense medio y final) y del Aziliense. Los estudiosos la consideran uno de las mejores ejemplares del Aziliense antiguo cantábrico y base de estudio de la transición Magdaleniense superior final al Aziliense.




En la parte inferior de su entrada se encuentra un cartel que informa de la misma y sus características, en el que se lee: “Presenta dos entradas abiertas hacia el este, sobre el margen izquierdo del cauce del río Andayón, que forma uno de los numerosos valles tributarios de la cuenca media del río Nalón. Su cota aproximada es de 140 metros sobre el nivel del mar y las altitudes que constituyen las cumbres que rodean el valle en este sector son muy modestas, se sitúan apenas a 280 metros sobre el nivel del mar.

El territorio en que se circunscribe constituye una de las áreas del doblamiento paleolítico más intenso del tramo medio del Nalón. No en vano está situado a medio camino de las cuevas la Paloma y Sofoxó, también en el concejo de Las Regueras. La primera ubicada a poco más de tres kilómetros de cueva Oscura en línea recta, en el valle colateral del río Soto. La de Sofoxó se encuentra en la confluencia de los ríos Nora y Nalón, a unos dos kilómetros y medio en línea recta.

Las facilidades de comunicación entre las tres cuevas son evidentes, con la Paloma dominando un pequeño cordal por un collado situado en torno a Santullano (170 metros) y Sofoxó descendiendo hasta el cauce mismo del Nalón. La cercanía entre las tres cavidades y sus facilidades de acceso a través de los valles colaterales llevan a suponer que en las épocas en que debieron tener ocupación humana de forma simultánea, debió de existir un alto grado de interacción entre ellas.

El conjunto lítico Aziliense procedentes de las excavaciones en cueva Oscura comprende más de 1200 piezas consideradas como útiles, conformando una colección amplia y representativa. Por el contrario, el registro óseo seleccionado se compone tan solo de 85 piezas, que fueron consideradas como industria ósea, en las excavaciones dirigidas por Gómez Tabanera en los años 1975 y 1976.

Revisiones posteriores de materiales de este yacimiento, realizadas por Gema Elvira, Adán Álvarez, Eduardo García Sánchez y José Manuel Quesada López, en el año 1999 en “El Aziliense de la cueva Oscura de Ania, primera aproximación y su contexto en la cuenca del Nalón, permiten afirmar que la cueva ha de ocupar necesariamente un papel preponderante en el conocimiento del Aziliense en la cuenca del Nalón, ofreciendo la secuencia Aziliense arcaico más completa de esta cuenca hidrográfica, además de una densidad de restos poco usual, destacando la abundancia de raspadores –simples, sobre lasca y circulares-, láminas de dorsos y puntas azilienses, entre los material líticos, y arpones, punzones y colgantes decorativos entre los óseos”.




Para acceder a la entrada de la cueva varias opciones. La más directa es desde el pueblo de Ania, siendo posible hacerlo a través de un pequeño desvío en el itinerario que sigue la primera etapa del Camino de Santiago Primitivo, como también si se realiza el pequeño recorrido PR-AS-258 conocido como “Senda de Andayón a la Cueva Oscura” que concluye en la misma.





Para aquellos peregrinos que deseen visitarla, deben desviarse una vez superada la casería conocida como la “Rabaza”, a la que se llega desde el alto donde se ubica la capilla de Nuestra Señora de Fátima de Valsera, y en el momento de internarse en el bosque que hay a continuación desechar las señalizaciones que conducen a Picadín y Premoño y optar por coger el camino que baja a la derecha en dirección al curso que sigue el río Andayón. Y continuar el itinerario después subiendo a Ania e ir por la carretera hasta Premoño.

 



MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar en enlaces.

Un Principado para descubrir. Dendecagüelu.

Camino de Santiago. Dendecagüelu.

Camino de Santiago Primitivo. Etapa Oviedo-Grao.

Camino de Santiago Primitivo. Etapa Oviedo-Grao. Vídeo resumen 

Capilla de Nuestra Señora de Fátima, en Valsera. Las Regueras.

  

“Algunos sienten la lluvia, otros simplemente se mojan”. Bob Dylan, nombre artístico de Robert Allen Zimmerman (1941 -)  poeta, compositor y músico estadounidense.

No hay comentarios:

Publicar un comentario