domingo, 21 de abril de 2019

Laneo, en Salas, arquitectura civil, etnógrafia, tabaco y fabes.

Perteneciente al concejo de Salas, en el Principado de Asturias, reúne un amplio patrimonio etnográfico y una rica arquitectura civil rural.

El concejo de Salas, ubicado en el centro occidental del Principado de Asturias, cuenta con una superficie de 227,11 kilómetros cuadrados y un censo poblacional de 5.084 habitantes en el año 2018, estando vertebrado en 28 parroquias.
Una de ellas es Laneo, cuya extensión es de 5,16 kilómetros cuadrados y un censo poblacional de 109 habitantes en 2018,  formada por un único núcleo poblacional de mismo nombre, distante 17 kilómetros de la capital municipal.






Localidad situada en la vega que forma el río Narcea, a una altitud de 66 metros, a ella se accede por la carretera AS-15, que une la localidad de la Rodriga, en Cornellana, con el puerto de Cerredo, de la que sale la carretera local SL-10.



Laneo cuenta con un amplió catalogo etnográfico e interesantes edificios de diferentes siglos, así como la peculiaridad de que en su rica vega es famosa por la calidad de les fabes que en la misma se plantan y por albergar antaño algunas de las pocas plantaciones de tabaco existentes en el Principado de Asturias.










Entre los años 1961 y 1991 la vega acogió plantaciones de tabaco destinadas a la elaboración de puros, dependiendo primeramente de la empresa holandesa Mont Tabac y posteriormente de Tabacalera, suministrado a la fábrica de la misma existente en Gijón, cesando las mismas por su escasa rentabilidad económica.
De su pasado reciente tabacalero aún dan fe los dos secaderos ubicados en la localidad, dos edificios construidos en ladrillo visto, de planta longitudinal, de muro ciego con contrafuertes en las fachadas laterales e iluminados por la cubierta.









Su actividad principal agrícola en la actualidad es la plantación de fabes, habiéndose habilitado secaderos para las mismas en diferentes instalaciones anexas a casas, cuadros, hórreos y paneras.









Aunque como en todo el valle que forma el río Narcea desde Oviñana hasta su unión en Quintana con el Nalón primero, y posteriormente hasta su desembocadura en el mar Cantábrico en San Esteban de Pravia, en la localidad se ubica una de las numerosas plantaciones de kiwis que existen en su cuenca.




Su actual templo parroquial está bajo la advocación de San Lorenzo, al que se festeja cada 10 de agosto, levantado sobre el primigenio del siglo XII, cuenta con dos capillas laterales, pórtico, vanos ojivales, óculo y espadaña con dos campanas.




Llamativa es su rica arquitectura civil, con construcciones de diferentes épocas y estilos.








El palacio de los condes de Peñalba, está datado a finales del siglo XVI y principios del XVII. Edificación de planta rectangular, en el que destacan su alero de hiladas de tejas superpuestas y la puerta de arco de medio punto con grandes dovelas.





También en el siglo XVI está datada la primigenia casa Robés. Casa solariega con solar cerrado, de dos plantas y dos buhardillas, parte enlucida y parte con mampostería vista, que cuenta con panera levantada sobre una construcción.





Del siglo XIX, edificada en el año 1826 es la casa de Lorenzo Longoria Rivera. Casona solariega,  con cierre perimetral en muro alto, de planta cuadrada, dos pisos y galería en el altillo, de mampostería vista y sillares en puertas y ventanas, en cuya fachada luce el escudo familiar con fecha 1775. Cuenta con capilla, de planta cuadrada, arco de dovelas lisas de medio punto y espadaña, así como una llamativa panera con corredor circular,  levantada sobre una construcción de mampostería.









Edificada sobre otra anterior del siglo XVI, es la casona solariega del Llagar. Conjunto cercado por un muro, integrado por casa de dos cuerpos diferenciados, capilla, palomar de planta circular y panera.




Las casas del Guirrio, los Carrera, Molina o García, forman también parte de su rico patrimonio de arquitectura civil rural, tan ampliamente representado en el pequeño pueblo.








Su riqueza etnográfica se manifiesta a través de sus numerosas paneras y hórreos, caracterizados por estar superpuestos -en su mayoría- sobre otras construcciones, así como molinos, fuentes y otros elementos.











Por Laneo discurre el pequeño recorrido PR-AS-128, con salida en Cornellana y final en Bárcena que atraviesa todo el pueblo.







Por arquitectura civil rural, por su rica etnografía y por sus peculiares plantaciones, la localidad bien merece una visita pausada, disfrutando de sus riquezas.










MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlaces.



“La felicidad consiste en la frecuente repetición del placer”. Arthur Schopenhaeur (1788-1860) filósofo alemán

No hay comentarios:

Publicar un comentario