jueves, 30 de mayo de 2013

Peña Saleras, Calmeirin y Barriscal de Sobia, en travesía desde Fresnedo a Ricabo.

Travesía por la sierra de Sobia, entre Fresnedo (Teverga) y Ricabo (Quirós), con ascensión a Peña Saleras (1778 m), Calmeirin (1771 m) y Barriscal de Sobia (1773 m). Descripción, fotos, tiempos y video de la ruta.

La ruta parte del pueblo tevergano de Fresnedo, ubicado a 720 metros de altitud, al que se accede por la carretera AS-228, que partiendo de Trubia concluye en el puerto de Ventana. De esta carretera parte un desvío por el que se llega a la localidad en un recorrido de 800 metros.
Fresnedo forma junto con San Salvador la parroquia de Alesga, una de las trece que conforman el concejo de Teverga, de cuya capital dista 6 kilómetros, encontrándose en su territorio la Cueva Huerta, en el desfiladero de la Entrechura que forma el río Sampedro, declarada Monumento Natural en el año 2002, que cuenta con un singular conjunto cárstico y es la segunda cueva asturiana por el desarrollo total de sus galerías -14,5 kilómetros- por detrás de la red de Toneyu, que cuenta con 19 kilómetros y se encuentra en la sierra de Baza, en el concejo de Amieva.
La pequeña localidad de Fresnedo, con un censo de población que no llega a los 50 habitantes, es punto de salida de diferentes rutas señalizadas de montaña, y de ella parte la ruta medieval cascada d´Alesga, el PR-AS-158 “ruta pinturas rupestres de Fresnedo”, el PR-AS-192 “ruta de Fresnedo al monte Rebollar” y el PR-AS-157 “ruta de la braña de los Fuexos”.
La ruta propuesta tiene como base la indicada en el PR-AS-157, que lleva a la braña de los Fuexos, y que sale del centro de la localidad en dirección Este, junto al lavadero, a cuyo lado se encuentra el panel indicativo, a través de una pista inicialmente de hormigón y luego de tierra, que se dirige hacía el inicio del valle.
 
 
 
 
La ancha pista de tierra va ganando altura poco a poco  siempre cubierta por la frondosidad del arbolada, por los lugares conocidos como la Cruz, Banfeliz, Bamecón, la Guariza y Oncechón, obviando los dos primeros ramales que se encuentran a la derecha, hasta llegar a este último. En este punto la pista hace un fuerte giro con curva a  a la izquierda y sale un ramal en leve descenso por la derecha, siendo este el ramal a coger, ya que el de la izquierda es el que sigue el PR-AS-192.
 
 
Cruce de caminos, en Oncechón, en el que hay que salirse por el de la derecha,
 
La pista lleva primeramente a una cabaña, disfrutando de la panorámica que desde ella se divisa de todo el valle por el que se hemos transitado, para continuar salvando el desnivel con fuerte ascenso por momentos, hasta llegar a la Pitallina, en dónde concluye la pista, encontrando poco antes una fuente en perfecto estado de conservación.
En este punto se encuentra un panel explicativo de la fauna allí existente. Fauna de la que podemos dar fe de su existencia, ya que allí, a escasos metros del cartel se encontraba un xatin de escasos días agonizando por el ataque reciente de un depredador/es, que sin duda huyó/erón momentos antes de nuestra llegada al oír nuestra presencia. Ataques como estos, el importante número existentes, la falta de seguridad existente en ocasiones, los lentos trámites burocráticos y las calladas administrativas por respuestas, son en gran parte los responsables del abandono de la ganadería en estos núcleos rurales y el consiguiente despoblamiento que sufren los mismos.
 
 
 
 
 
 
 
En Pitallina, la ancha pista y en perfecto estado, se convierte en ancho camino de piedra y tierra, que se introduce en un bello hayedo, árboles de la familia de las Fagacéas y conocidas como “Fagus Sylvatica”, en  cuyo tramo final tras vueltas y revueltas se encuentra un  ejemplar de faya con una curiosa anécdota, como reza el cartel ubicado a su vera. Se trata de la conocida como “Faya de la medida”, a ella desde finales del siglo XIX subían los mozos de Fresnedo a tallarse. Ubicándose justo debajo de ella, apoyando la espalda al tronco, deberían tropezar con la cabeza en la curva inmediata que traza el árbol, dónde hay un nudo grande, mientras no consiguieran pasar esta prueba se decía que no daban la talla y por tanto no eran aptos para realizar el servicio militar.  
 
 
 
El hayedo concluye en el inicio de la braña de los Fuexos, unas amplías praderías ubicadas a 1246 metros, que cuentan con una fuente construida en el año 1968 y que forma parte del monte 958 del distrito forestal, a cuyo final están dos pequeños depósitos de agua, que son la entrada de la braña.
La braña de los Fuexos, ubicada a 1290 metros, perteneciente al pueblo de Fresnedo, se encuentra prácticamente abandonada en la actualidad, en ella se encuentra un panel explicativa de la actividad que allí se desarrollaba, y aún permanecen en pie en perfecto estado tres corros, uno de ellos con techo de teito, así como una cabaña en bastante buen estado y siete u ocho derruidas. Digno de destacar la existencia de corros, muy usuales en las brañas teverganas, ancestrales edificaciones circulares de piedra con techos abovedados, cuya misión era proteger en la noche a los xatos pequeños de los depredadores.
 
 
 
 
En la braña concluye el trayecto de ida del PR-AS-157, y que en su segunda parte vuelve por el mismo itinerario a Fresnedo. Pero la braña también es punto de partida para acceder a las estribaciones superiores de la sierra de la Sobia, y continuando en dirección Norteste se atraviesa una campera, que permite enlazar un camino muy marcado que conduce a una collada, ubicada a 1560 metros, desde que se divisan preciosas panorámicas, tanto de toda la sierra como del camino hasta ahora andado con la braña ubicada a mitad de camino, en la zona superior de los pastos.
 
 
 
 
De la collada, ya ubicada en la escabrosa sierra de Sobia, un camino conduce a una antigua braña con tres cabañas derruidas, ubicada a 1577 metros en un jou rodeado de picos. Bordeando el jou por la izquierda, se acomete una pindia ladera, por una senda poca marcada que conduce a la parte superior de la sierra y lleva al deteriorado vértice geodésico ubicado en Peña Saleras, a 1778 metros, que no cuenta ni con cruz ni con buzón.
 


 
 
Desde la peña se divisan, en condiciones climatológicas favorables –que no fue este caso- estupendas panorámicas sobre la cordillera Cantábrica, la zona del conjunto que forman las Ubiñas, los montes de Somiedo, la sierra del Aramo o el mismo Oviedo entre otras, así como del resto de la sierra de Sobia y sus puntos más elevados, entre ellos los cercanos picos Calmeirin y el Barriscal de Sobia, hacia dónde continua la ruta.
Para ello es preciso continuar hacia el noroeste, por la crestería de la sierra, encontrándose  primeramente el Calmeirin (1771 metros) cumbre sin ningún tipo de indicación –ni vértice, ni cruz, ni buzón, ni tan siquiera jitos- y continuando la crestería llegar al Barriscal de Sobia (1173 metros) que cuenta con un vértice de hormigón indicativo del monte derruido.
Cabe destacar que en esta zona hubo temblores recientes, y así en 1998 se da cuenta de movimientos de 4,1 grados en la escala de Richter, y que no hay unanimidad en los mapas, ni en alturas ni en los nombres de los picos, aunque la gran mayoría se decanta por los nombres y alturas mencionadas anteriormente.
 
De Peña Saleras al Barriscal –último a la derecha- con el Calemirin en primer lugar.
 
 
Continuando hacia el Noroeste, se comienza la bajada del Barriscal de Sobia, hacia una vaguada que es el inicio de una zona de jous caótica –característica de esta sierra de Sobia- en la que es fácil desorientarse, buscando siempre la zona más alta, hasta llegar a una zona, denominada “horcada de la Codorniz” o “cueña de la Forcada”. De este punto, a 1650 metros de altitud, surge una canal que en empinado y duro descenso lleva a la collada de Bosbigre.
 
 
 
 
El duro descenso lo compensan las espléndidas vistas que durante el mismo se disfrutan, dejando a la izquierda el pico Bosbigre. La collada y braña de Bosbigre, a 1490 metros, es una excelente atalaya y en ella concluye por su parte derecha –en el lugar conocido como los Abariegos- la pista que sube desde el también tevergano pueblo de Villa de Sub, al que pertenece la braña.
Nuestra ruta continúa por el lado izquierdo del collado, en el que se encuentra una fuente con abrevadero recientemente reconstruida, en el que reza un curioso cartel en cemento (A.DE.Q, 2011 J.G.M y J.P.M.) de la que parte un camino estrecho a mitad de ladera entre arboleda.
 
 
 
 
 
En este tramo de bajada hay que estar atentos, ya que en el primer llano que se encuentra, en una pequeña vaguada, con una pequeña pradería y espineres, hay que abandonar el camino que continúa de frente, y realizar un giro de 90º a la derecha, por una zona empinada de pradería que conduce hacia el collado Posaoiru que se divisa en la parte inferior.
 
 
 
 
 
Posaoiru, a 1310 metros, esta compuesto por unas extensas praderías, con sola una cabaña, presidido en su parte superior por el pico Campufaya o Peña Parada que se muestra altivo por delante de la esbelta y mítica Peña Rueda.
Por praderías se comunica el Posaoiru con La Mortera del Texio, a 1250 metros, que cuenta con una gran cabaña en estupendo estado, así como su corripia auxiliar, braña comunicada por ancho camino de piedra con Ricabo.
 
 
 
 
 
En la parte inferior de la Mortera se encuentra una fuente con abrevadero en bastante mal estado, de la que surge un ancho camino, que conduce hasta el Robledar, pequeña braña compuesta por dos cabañas alargadas en correcto estado.
El camino, que cada vez se encuentra más empedrado se adentra en el precioso bosque de fayas y robles denominado Subidera, y en pronunciada bajada concluye en la cuaña del Romanteiga, formada por el riachuelo del mismo nombre, que entrega sus aguas metros más abajo al Ricabo que viene de la vertiente izquierda del puerto de Ventana.
Desde la cuaña el ancho camino llanea, mostrándose Peña Rueda altiva por la parte derecha del mismo, hacia un cruce de caminos. En el cruce, el camino que continua de frente forma parte del denominado “Camino natural de la senda del oso” y llevaría hacia los cercanos núcleos de Ronderos, Rodiles y de Santa Marina, mientras que el desciende por la derecha concluye en el barrio del Padral, perteneciente a Ricabo, ubicado a 300 metros del cruce.
 
 
 
 
 
Por el barrio del Prandal pasa la carretera, que luego se convierte en pista, que une Quirós con la ermita de Trobaniello –distante 11 kilómetros-  y está con el puerto de Ventana –distante 18 kilómetros-. En el barrio y con Ricabo enfrente separado por el río de mismo nombre, hay que girar a la izquierda bajando por la carretera hasta el pueblo, concluye esta ruta, con una longitud de 15,300 kilómetros, un desnivel de ascenso de 1290 metros y de descenso de 1340 metros, en la que se invierte un tiempo neto de 7 horas y 13 minutos.
En Ricabo, ubicado a 679 metros de altitud bajo la protección del monte Roneiru,  con apenas 77 habitantes y perteneciente al concejo de Quiros, de cuya capital Barcena dista 6 kilómetros, siendo una de las trece parroquias que conforman el mismo. En él se pueden encontrar muestras de la etnografía rural asturiana, destacando la iglesia del siglo XVIII de San Bartuelu, que tiene a su vera una bolera y un área recreativa, en la que entre otras instalaciones cuenta con un recinto para asar corderos, en la línea de todas las existentes en los pueblos quirosanos, en los que el asado de corderos a la estaca forma parte de lo más intrínseco de su cultura.
 
 
 
 Área recreativa con el cementerio e iglesia parroquial al fondo.
 
TIEMPOS INVERTIDOS.
Cruce carretera AS-228.                                00,00 horas.    00,00 horas.
Fresnedo (720 metros).                                  00,10 horas.    00,10 horas.
Oncechón, salida pista principal.                   00,38 horas.    00,48 horas.
Pitanilla, fin de pista.                                     00,19 horas.    01,07 horas.
Faya la medida.                                             00,22 horas.    01,29 horas.
Braña de los Fuexos (1290 m).                      00,30 horas.    01,59 horas.
Collada (1560 m).                                         00,43 horas.    02,42 horas.
Peña Saleras (1778 m).                                   01,00 horas.    03,42 horas.
Pico Calmeirin (1771 m).                               00,08 horas.    03,50 horas.
Pico Barriscal de Sobia (1773 m).                 00,12 horas.    04,02 horas.
Horcada de la codorniz (1650 m).                 00,45 horas.    04,47 horas.
Collada de Bosbigre (1490 m).                     00.50 horas.    05,37 horas.
Vaguada, desviación camino.                        00.17 horas.    05,54 horas.
Collado Posaoiru (1310 m).                           00,12 horas.    06,06 horas.
Mortera del Texio (1250 m).                          00.05 horas.    06.11 horas.
Robledar.                                                       00,09 horas.    06,20 horas.
Cuaña del riachuelo Romanteiga.                  00,31 horas.    06,51 horas.
Barrio del Prandal.                                        00,12 horas.    07.03 horas.
Ricabo.                                                          00.10 horas,    07.13 horas.
Observaciones: tiempos netos, sin contar paradas.
 
 
MÁS INFORMACIÓN.
Video de la ruta.
 
 
 
 
Sólo este momento me pertenece, el pasado es un fantasma que se desvanece, y el futuro un espejismo en el horizonte”.  Federico García Lorca (1898-1936) poeta y dramaturgo español.

3 comentarios:

  1. Estupenda descripción de una preciosa zona de Asturias y no muy pateada montañeramente y enhorabuena por la denuncia del xatín, está bien respetar la fauna salvaje, pero primero es el hombre. Amparo Leal.

    ResponderEliminar
  2. Buena etapa, para nada al uso, gracias ¡¡campeón!!. Chusma tevergano.

    ResponderEliminar
  3. Those places are truly impressive. I would like to get more details on th topic. I think that some tips should be helpful.

    ResponderEliminar