lunes, 29 de agosto de 2011

Un paseo hasta Armentia en Vitoria-Gasteiz.

Diferente, bonito, entretenido, fácil de caminar y cargado de historia el paseo que desde el parque de la Florida concluye en la Basílica de San Prudencio en Armentia.

Al pequeño pueblo de Armentia perteneciente, al municipio de Vitoria-Gasteiz, se llega a través de una pequeña caminata de unos tres kilómetros. Se parte del Paseo de la Senda –que recibe este nombre porque antiguamente era un estrecho camino- junto al  parque de la Florida, y que tiene continuidad con otros paseos hasta llegar a la Basílica. Todo él forma parte del Camino de Santiago en su paso por la capital alavesa, y recomiendo lo realicen los que se acerquen a la "capital verde europea".
El parque de la Florida, es un hermoso espacio ajardinado construido en dos fases, en una primera –del año 1820- al modo francés y completado más adelante -1856- con una combinación de bosque poligénico, cascada y láminas de agua, plenamente románticas. En su parte central está una plazoleta con el quiosco para la música, que escoltan cuatro esculturas de reyes visigodos procedentes del Palacio Real de Madrid, dónde no llegaron a colocarse.


En él se ubican los monumentos a Eduardo Dato, Manuel Iradier e Ignacio Aldecoa, los tres íntimamente ligados a la vida vitoriana, cada uno en su mundo y estilo.



Y también la imagen del trompetista de jazz Winston Marsalis, previa al paseo de la Senda.


El paseo de la Senda, protegido por plátanos centenarios de considerable tamaño, sale de uno de los laterales del parque; en él se suelen organizar mercadillos de diferente índole coincidiendo con fiestas y celebraciones, recrea la impresión de un túnel que aboca a las vías del tren, bajo las que sigue el camino, para una vez superado estar ya en el Paseo de Fray Francisco de Vitoria.
A la derecha el Palacio Zulueta, casa-hotel que mandó construir esta familia, muy enriquecida en Cuba como esclavista, al arquitecto Fausto Iñiguez de Betolaza en 1902. Este palacio será la sede centra de la capitalidad europea verde 2012 de Vitoria.


Ya en paseo Fray Francisco se encuentra la señorial residencia de los señores de Ajuria, hoy Palacio de Ajuria Enea, actual residencia oficial para el Lehendakari -Presidente del Gobierno Vasco-. Fue construido en 1918 como residencia familiar por iniciativa del industrial Serafín de Ajuria con el peculiar estilo de arquitectura vasca, proyectado por el arquitecto suizo Alfredo Baeschlin y tiene la inspiración y el diseño del típico caserío vasco con aire aristocrático. Anteriormente fue colegio y en los años setenta, Museo de Arte Vasco. Junto a él está el Museo de Armería, con una exposición sobre la evolución de las armas.


Casi enfrente se encuentra el Museo de Bellas Artes, fundado en 1941, que ocupando un palacio neo-renacentista, conocido por el Palacio de Augusti, que fue mandado construir por el conde Dávila en 1912 el pro-hombre de la ciudad Ricardo de Agusti, bajo planos historicistas de Julián Apraiz y Javier Luque, y que contiene fondos en pinturas y esculturas que van desde el siglo XIV hasta el arte actual.


Más adelante, a la izquierda, se entra en el paseo del Batán, que es un recuerdo antiguo de los lavaderos donde se blanqueaba la lana, y dónde aún pueden verse edificaciones de viejos bataneros.
El paseo se corta por una glorieta con la escultura de medio cuerpo de Fray Francisco -identificado como de Vitoria por haber nacido en ella el 1486- realizada por Moisés de Huerta, 1944 con dos placas con el siguiente texto:
 La de la parte delantera: “Alava y Vitoria a quién tanto honra su nombre Fray Francisco de Vitoria. Creador del Derecho Internacional. Legislador de Indias. Catedrático en la Universidad de Salamanca.
 La de la parte trasera: “Vitoria reconocida a: James Brow Scott. Presidente del Instituto de Derecho Internacional. Exaltador del Padre Vitoria. 17-09-45. Yo James Brow Scott anglosajón y protestante declara que el verdadero fundador de la Escuela moderna de Derecho Internacional es Fray Francisco de Vitoria español católico y monje dominicano”.


En el siguiente tramo, en la totalidad de la parte derecha está El Prado, vieja dehesa, documentada desde el siglo XII, y replantada a partir de 1820, se alcanza el final del paseo ante la parroquía de la Sagrada Familia, interesante neobizantino centroeuropeo, de nuevo con diseño de Fausto Iñiguez de Betolaza (1905).


Seguidamente aparece el Paseo de Cervantes, en el que se encuentran parte de las instalaciones deportivas de la ciudad, a la izquierda está el complejo deportivo y campo de fútbol de Mendizorroza –en el que juega el Club Deportivo Alavés- y una gran zona de piscinas, campos de deporte, atletismo y recreo, con los frontones Mendizorroza Bati-jai y el estadio Araba, todo ello municipal y a la derecha las de la Sociedad Recreativa “Estadio”.


Este tramo concluye en un curioso y sombrío lugar, conocido como "El Mineral", desde que, en 1818, se descubrieran en él aguas hidrógeno-sulfurosas de propiedades medicinales y se instalara la fuente necesaria para utilizarlas, hoy inútil.
De aquí parte el último tramo del paseo, la Avenida de San Prudencio, que cruzando la urbanización conocida como “El alto de Uleta” la cierra el monumento al santo patrón de Alava, San Prudencio, una gran arcada, puerta, ventana y hornacina, de estilo neo-románico cobija su imagen episcopal y  anuncia la llegada de Armentia.


En Armentia se encuentra la Basílica de San Prudencio rebautizada como tal en 1979 –antes Colegiata de San Andrés- y reconocida como una de las principales joyas del románico de Álava.


Data de finales del siglo XII (1181), aunque sufrió una importante reforma en 1773, a la que pertenece la fachada principal, sustituyendo a la primitiva. Cuenta con planta de cruz latina y cubierta con bóveda. Sin embargo su mayor valor artístico se halla en los relieves de su pórtico que forma un auténtico museo de imaginería medieval, además de en los capiteles y la pila bautismal.


Cada 28 de abril se le homenajea con una concurrida romería y una de las costumbres de la ciudadanía alavesa es reunirse en torno a una mesa dónde el revuelto de setas Tricholoma georgii, aquí conocidas como perrechicos y en otros lugares como setas de San Jorge entre otras denominaciones, es el gran protagonista.
En las inmediaciones de la Basílica se encuentra el bosque de Armentia, bosque natural de quejigo, situado entre el núcleo urbano y los Montes de Vitoria, principal sistema montañoso y uno de los espacios naturales más valiosos del municipio de Vitoria-Gasteiz. Precisamente su localización convierte al Bosque de Armentia en un verdadero corredor biológico entre las áreas forestales, las áreas verdes periurbanas y el ecosistema urbano, y es en este papel donde reside el valor principal del Parque de Armentia, que cuenta con 165 hectáreas.


El regreso se realiza siguiendo el mismo itinerario. Como dije precioso paseo sin apenas desnivel de subida, apto para todas las edades, tremendamente gratificante en el que a cada paso se descubre algo nuevo.

MÁS  INFORMACIÓN.
Paseando por Vitoria-Gasteiz.
Las fiestas de la Blanca 2011.

“El arte es la firma de la civilización”. Beverly Sills (1929-2007) cantante de ópera estaudounidense.

No hay comentarios:

Publicar un comentario