martes, 18 de enero de 2011

¡ Su excelencia el Nabo !. Festividad de Santoantón en la Foz de Morcín.

El 17 de enero de cada año se celebra la fiesta patronal de San Antón (Santoantón)  en la Foz de Morcín, y con ella la fiesta gastronómica de invierno por excelencia en la cuenca del Caudal.
Santoantón forma parte de la Foz,  no solo es el Patrón de la localidad. es uno más del pueblo, es su icono, al que sacan orgulloso a pasear los focetanos en procesión cada diecisiete de enero, día que el santoral marca celebrar su onomástica, San Antonio Abad.


La Hermandad de la Probe es la encargada de organizar los actos lúdicos que se celebran en torno a la festividad religiosa. El pasacalles, la subasta del Ramu y productos del campo astur realizada como es costumbre por Mino el de la Figar; la entrega de los premios del II Concurso Provincial de Casadielles; la tona por los chigres de la Foz y la degustación de los nabos, casadielles y el quesu d´afuega´l pitu en los diferentes establecimientos hosteleros de la localidad y limítrofes formaban parte del programa festivo.
Los nabos, que pertenecientes a la familia de las crucíferas y son parientes directos de las patatas,  quitaron mucha "fame" en Asturias en los duros años de postguerra, cuando en muchas casas era de lo poco que podían llevarse a la boca. Probablemente sean aquellos recuerdos lo que motive que el "pote de nabos" no sea lo suficientemente valorado gastronómicamente por muchos como lo qué es, un auténtico manjar, aunque también es cierto que las elaboraciones actuales distan mucho de aquellas.  Con unos compañeros de lujo derivados del cerdo, como son el chorizo, morcilla, costilla y oreja  y con el buen hacer de la mano de la guisandera/o, no hay paladar que se precie que no lo santifique.


El nabo es muy fibroso, motivo por el cual hay que procurar seleccionar aquellos que no tengan muchos "filos" ya que cuantos menos tenga más suave será. Los agricultores y cocineros avezados dicen que los mejores son los resultantes de cosechas en las que las heladas son menores, y del período comprendido entre mitad de noviembre y finales de enero. A la hora de cocinarlos el papel del compangu será fundamental, es el que les aporta sabor y contundencia, unos buenos compañeros marcaran diferencias. Fundamental es la mano de la guisandera/o el pote requiere tiempo, la cocción debe de ser lenta y hay que ir quitándole la grasa acumulada, el buen pote jamás es grasiento, tiene que tener su punto, pero no en exceso.





En el Principado de Asturias es ensalzado cada año con fiestas gastronómicas en tres localidades, Sotrondio en San Martín del Rey Aurelio, Proaza y la Foz de Morcía le rinden pleitesía aunque en diferentes fechas, ya que las dos primeras lo hacen cada once de noviembre coincidiendo con la festividad de San Martín. Ahora bien como bien reza el himno de la Cofradía de Amigos de los Nabos :
"Ye de La Foz, el meyor pote de nabos, ye de La Foz, y lo come la xente per Sant’Antón, lo faen en  to les cases válame Dios, que viva’l pote nabos ¡viva La Foz!
Y doy fe que lo anterior es verdad, lo hacen en todas las casas y para mi de las tres elaboraciones que al menos yo conozco es el mejor.
A él le soy fiel desde que una fría noche de enero de principios de los años ochenta acudimos los compañeros que habíamos estudiado juntos en el  Colegio San Isidoro a degustarlo a Casa Luisa, la de La Puente. No conocían el pote y el amigo Jaime Cachero aguantaba estoicamente sus bromas sobre el mismo, yo conocía el que elaboran en Sotrondio, donde iba a comerlo en mi época universitaria con compañeros del lugar, por eso le anime y les desafiamos a ir a comerlo. Por cierto, no me acuerdo del nombre, pero en el bar que hay a la izquierda justo antes de llegar al puente sobre el Nalón, lo bordaban al igual que los callos.

Jaime Cachero con Javi Cabo.

Nuestros estómagos por aquella aguantaban todo y en lugar de ir a comerlos, fuimos a cenarlos y dimos buena cuenta de varios platos de pote nabos, de callos, pitu caleya con patatinos, arroz con leche, casadielles y quesu d´afuega´l pitu, todo ello bien regado con buen vino y posterior licor de guindas. No quiero acordarme la hora que nos dio ni el frío que hacía, pero si que de aquella noche sellamos el compromiso de abandonar nuestra anual cena navideña en diferentes restaurante de Oviedo y sustituirla por ir a ponernos moraos en casa Luisa y Pepe, donde tan bien nos trataban con un buen ambiente oviedista comandado por sus hijos Marcial, Héctor y Josefina , y seguirla después donde procediese. La buena de Luisa siempre me daba al marchar unas deliciosas casadiellas para que Estela no protestara al día siguiente. Gratos recuerdos de aquellas pantagruélicas cenas suspendidas desde el cierre del establecimiento a mediados de la decada pasada.

Con Luisa y Pepe, los de La Puente.

Durante muchos años a lo largo del mes de enero acudía fiel a mi cita con su EXCELENCIA el nabo, ir a La Puente era garantía de buen comer y satisfacción general y casa Luisa se convirtió en mi plaza preferida del primer mes del año. Comidas de empresa, de compañeros, de grupos gastronómicos y de amigos eran escusas perfectas para poder degustar el pote nabos.
Sin embargo nunca lo había comido el día de la celebración de Santoantón y este año, coincidiendo con mi presencia como Jurado en el II Concurso Provincial de Casadielles, pude hacerlo por primera vez. Y lo hice de la mejor forma posible, con los amigos de la Cofradía que pasean su nombre por todo el mundo, en su sede focetana.


El día acompañaba y todos los actos se fueron sucediendo como estaban programados. La visita obligada que realizan los Cofrades -reglamentariamente uniformados- a los establecimientos hosteleros de la localidad (Bar Minero, Maria´s, Nuevo Panizales y Moncloa) con cantarinos incluidos, fue el preámbulo de la comida en honor al Santu.

Luisito, Jaime y Berto entonando un canciu.

Siempre tiene que haber algún sacrificado y al llegar a la sede ya esta dispuesta la mesa con  empanadas, pateles de cabracho y quesu d´afuega´l pitu blanco y rojo del Aramo de la quesería La Figar, que dierón paso al un suculento pote elaborado con la maestría habitual de Cholo y posteriores casadielles. Cholo es un avezado guisandero que siempre encuentra el punto al pote, el sábado anterior en la celebración del VII Gran Capítulo de la Cofradía lo bordo y eso que eramos más de 200 personas.




Los cada año mejores vinos de la Tierra de Cangas, del Monasterio de Corias, acompañaron y ensalzaron el menú. Excelente el blanco Viña Gradiella  elaborado con albarin blanco y pleno el tinto Guilfa elaborado con carrasquín y verdejo tinto. Enhorabuena Victor y Juan Redondo ese es el camino a seguir, vinos con varietales autóctonas, con personalidad que ponen en valor la tierra.


En la sobremesa fueron llegando otros cofrades con sus invitados y diferentes amigos y poco después los cantantes de toná asturiana, que de la mano de Norberto Álvarez (Secretario de la Hermandad de la Probe) iban animando las sobremesas de los diferentes chigres de la Foz. Estupendas voces las de Marisa Valle Roso. Lorena Corripio y José Antonio Del Cantu La Vara, que acompañados a la gaita por Oscar Fernández nos deleitaron la velada.

José Antonio Del Cantu cantando ante la atenta mirada de contertulios.

Pocas voces con la potencia de Lorena Corripio.

Marisa Valle Roso, una de las jovenes voces de la toná asturiana.

Berto, Luisisto, Bardío, José, los Rubenes  y compañía dieron continuación a los anteriores, escuchándose cancios de todas las razas.



Y de allí para casa, la noche se echo encima, la lluvia arreciaba y era la hora de la retirada mientras en La Foz , la folixa por Santoantón continuaba.
Tomen nota que el próximo domingo, día 23 se celebra el XXXI Certamen de Quesu d´Afuega´l pitu, que surgió por iniciativa de cuatro amigos que en la sobremesa de una boda le daban vueltas a la decadencia en la que estaba su "qusu" en aquellas fechas, deciendo poner en marcha para su recuperación este Certamen. Divina sobremesa, gracias por vuestra iniciativa, Pepe Sariego, Jaime Fernández, José Antionio Diaz y  José el "fiu Jama". A ellos le debemos los amantes y defensores de los quesos en Asturias en gran parte la recuperación de uno de nuestros emblemáticos y ancestrales quesos. Como buenos focetanos, también de ellos -entre otros- surgió la idea de poner en marcha la Cofradía en defensa de su otro producto emblemático.
Ese día es una buena ocasión para volver a degustar el pote nabos o para que los neófitos lo hagan por primera vez. Los restaurantes de la Foz y Riosa los tendrán a disposición de todo el que se acerque. No os los perdáis

Más información sobre el Nabo:
--  Historia el Nabo:
-- Propiedades:
 -- Como se cultiva:
-- Recetas:

Otra información:
Quesería La Figar: http://www.queserialafigar.com/
II Concurso de Casadielles.

"El conocimiento de muchas artes nos es muy valioso, aunque nos dediquemos a otras actividades". Tácito Publio Cornelio, historiador romano.


3 comentarios:

  1. Estupenda crónica Javier. Bienvenido al club de los blogueros.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego como os cuidáis algunos, por lo que veo buena comida, buena bebida y buena sobremesa. Nunca probé el pote de nabos, intentaré ir el domingo y comerlos con la parienta.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena crónca y muy descriptiva del ambiente. Ya me estoy arrepintiendo de no haber ido, en parte por la dieta postnavideña y en parte por no ir solo; que seguro que la dieta me la perdonaba y la soledad hubiera encontrado buena compañía. Un abrazo, José Antonio

    ResponderEliminar