jueves, 29 de octubre de 2009

En torno a la anchoa del Cantábrico.

Artículo sobre el X Cabildo de la Cofradía de la Anchoa de Cantabria en Santoña.
Publicado por el diario La Voz de Asturias en abril de 2008

Desde hace unos años el cinco de abril es una fecha que tengo muy presente y marcada en el calendario, es el aniversario de la mayor costera de la anchoa del Cantábrico; ese día del año 1960 en Santoña se rularon un millón quinientos mil kilos de dicho producto, y el sábado más cercano a esa fecha los amigos-cofrades de la Cofradía de la Anchoa del Cantábrico celebran su Cabildo conmemorando dicha efemérides desde 1998.

Y hasta allí nos desplazamos para arroparlos una veintena de Cofradías Gastronómicas , entre ellas las asturianas de “Amigos de los Quesos” “Doña Gontrodo” “Vino de Cangas” “Los Nabos de Morcín” y “La Orden del Sabadiego” en unos actos que este año han englobado en la denominada “Semana de la Anchoa” que incluía un ciclo de conferencias, denominado “La anchoa, de la mar a la mesa”, el Gran Cabildo con el paseo por la bahía a bordo de la Goleta “Cantabria Infinita” y el “I Concurso gastronómico de la anchoa” en su vertiente de pinchos.

Se venía avisando que degustar la anchoa del Cantábrico se iba a convertir en un lujo poder hacerlo y por desgracia vamos camino de ello. En el primer semestre, tiempo en el que todos coinciden se obtiene la más sabrosa, la veda esta cerrada y habrá que esperar a julio a que la comisión de científicos de la Comunidad Europea, den el visto bueno para poder levantarla. Aún así si lo hacen parece ser que habrá un cupo de 7000 toneladas para el año, que pensando en el mítico cinco de abril del sesenta debería hacernos recapacitar. Mientras tanto hay que conformarse con disfrutar de las pocas que les quedan del año anterior y valorar las elaboraciones que se realizan con las procedentes de otros mares y océanos.

Una de las novedades de esta edición era el “I Concurso gastronómico” en el que he tenido el gusto de participar como uno de los cuatro miembros del Jurado, verificando que el nivel de complicidad del sector hostelero de la localidad con la Cofradía en la defensa y puesta en valor del producto es total
Si la participación fue amplía y representativa no lo ha sido menos el esfuerzo realizado, ya que cada establecimiento nos tenía preparados hasta cuatro pinchos diferentes y tampoco menos la originalidad y maridaje realizado con otros productos tanto de mar como de tierra.

De la sencilla y maravillosa “Mariposa de anchoa” recién sobada acompañada de un tomate cherry y bañada en aceite arbequina, a la “Anchoa marinera” basada en el dúo almeja de cuchillo y anchoa en salsa marinera al contraste de la “Patata violeta con anchoas y boquerones envuelta en zanahoria y flores de violeta” pasando por el sorprendente “Carpaccio de ternera relleno de anchoa” o por la original “Zarzuela de mar y tierra” hablan de la calidad del Concurso y de su aceptación por parte del sector hostelero. Éxito total por ambas partes y compromiso de continuidad es la mejor de las conclusiones del mismo.


L. Javier del Valle.
Oviedo, 8 de abril de 2008.

"Las cosas no valen sino aquello que se les hace valer". Moliére (1622-73) comediográfo y escritor francés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario