domingo, 13 de enero de 2013

Reunión ordinaria enero 2013 de la Cofradía de Amigos de los Quesos del Principado de Asturias.

Comenzamos un nuevo año, 2013, de actividades de la Cofradía, con la reunión ordinaria del mes de enero y la degustación de un queso Roquefort.
Un nuevo año comienza y con el primer martes del mismo las actividades de la Cofradía de los Amigos de los Quesos del Principado de Asturias, celebrando la primera de las diez reuniones ordinarias anuales, y que sirve como primer aniversario del cambio de ubicación de las mismas.
A la escueta convocatoria cursada por carta, acudimos un buen número de cofrades, treinta, a los que se suman tres invitados, sin ninguna relación profesional con los productos degustados.
Con el queso a degustar ante nosotros y en consonancia con el orden del día remitido por carta, el Cofrade Mayor, realiza una salutación, felicita el nuevo año, presenta a los invitados y cede la palabra a Ismael Fernández, para que explique el queso a degustar, un Roquefort, ya que por su intermediación se ha seleccionado el mismo.
Ismael, como gran profesional quesero y profundo conocedor de este queso francés,  del hace una estupenda visión genérica del que muchos consideran “rey de los quesos”, de su método de elaboración, de la producción y de las queserías acogidas a su Apelattion d´Origine Controlée, un total de ocho fabricantes que elaboran entre todos nada menos que 22.000 toneladas anuales, siendo el mayor productor Lactalis a través de su marca Societé. Acabo su intervención explicando el queso a degustar, elaborado por la firma Papillón, bajo el nombre comercial de Papillon Premium, con nueve meses de maduración, una elaboración especial de pequeña producción.
 
Parte de la pieza degustada, cortada profesionalmente con la guillotina traída por Ismael.
 
Poco antes de acabar su intervención se incorporo a la reunión su hijo Santiago, que a través de Lisfersa suministro el queso, que completo con su visión sobre este tipo de queso, la amplia información suministrada por su progenitor.
Para acompañar al queso, el vino seleccionado en esta ocasión fue un cava brut,  elaborado en Requena (Valencia), de marca Luna de Murviedro, monovarietal de Macabeo, elaborado por Bodegas Murviedro, S.A., acogido a la Denominación de Origen Protegida Cava.
 
 
 
Posteriormente tuvo lugar la rueda de intervenciones habitual para opinar sobre el queso y el vino degustado, en la que prácticamente todos tuvimos ocasión de opinar. Las opiniones mayoritarias fueron de alabanza, de estar ante un gran queso, del que hay mucho que aprender en España y en Asturias,  aunque también para muchos el queso esta salado y eso les motivo cierto rechazo.
También se comentó el viaje realizado en el año 2010 a Roquefort, por parte de miembros de la Cofradía, organizado por nuestro compañero Roberto Moré, y en el que tuvimos ocasión de conocer el pueblo que le da el nombre, el macizo con las cuevas que le ha hecho famoso – Combalau- , las cuevas de la firma Sociéte y una ganadería ovina de la raza Lacaune, única admitida como suministradora de leche para su elaboración. Viejo completo e ilustrativo, que nos fue de gran utilidad para muchos de nosotros.
 
 
 
Mi opinión se sumó a las primeras, el queso degustado era de una gran calidad, prototipo de las características genéricas del queso mundial con mayor antigüedad en cuanto a protección, dado que su AOC es de 1925, ya que técnicamente reunía prácticamente todos sus parámetros: parte externa húmeda, grasa y de color blanquecino; pasta cremosa, de color blanco marfil, cubierta de ojos y penicilium; textura mantecosa, compacta y ligeramente pastosa; agradable sabor a moho y sal; final amargo y ácido persistente. Cabía destacar en él tres apartados:
1.- El reparto de su penicilium roqueforti delataba una amplía maduración, ya que apenas se le veía las cavidades rectilíneas fruto del pinchado, y se veían transformadas en agujeros de diferentes tonalidades y colores que marcaban su vejez.
2.- A mi entender, y de alguno más en la mesa, el queso no pecaba de sal, sino que estaba algo ácido, y su intensidad producida por este efecto, llevaba a la confusión.
3.- El queso al sudar desueraba por su cara inferior, lo que modifica el sabor de esa parte de contacto, posiblemente debido a una postura incorrecta no corregida.
En definitiva un gran queso, estupendamente bien seleccionado, prototipo de su A.O.C, al que he puntuado con 4,60 puntos sobre 5.
 
 
En cuanto al cava, fue valorado por muchos, a los que gusto más al saber que no era catalán, y no tanto por otros. Mi opinión, cuando me fue solicitada, fue que es una elaboración correcta sin más, realizada con una monovarietal (Macabeo) que a mi entender no alcanza la calidad que yo pido a este tipo de elaboraciones, si a ello le sumo que a los quesos azules muy pocos cavas o champagnes armonizan adecuadamente el resultado alcanzo el aprobado justo, y le di 2,5 puntos sobre 5.
Con la rueda de opiniones, se acabo la reunión, y muchos se quedaron sin interesarse, por lo comentado a posterioridad, de que el día 12 se celebraba el IX Gran Capítulo de los Amigos de la Foz de Morcín y que el día 20 tiene lugar el Certamen del queso Afuega´l Pitu, eventos a los que muchos cofrades somos fieles y que bien merecen se informe sobre ellos. Qué se le va hacer, es lo que hay.
Estupenda degustación quesera para comenzar un nuevo ejercicio, en el que de nuevo la profesionalidad de Lisfersa, como suministrador, se ha vuelto a poner de manifiesto.
 
 
MÁS INFORMACIÓN.
 
 
 
“La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio”. Cicerón, Marco Tulio (106-43 a.C) político y escritor latino.

1 comentario:

  1. Da gusto leer estas reuniones. Que bonito que grupos como estos existan. Que bonito que haya personas que lo trasmitan. Que bonito que haya gente que se reúnan con un queso y un vino. Gracias desde Mendoza, Argentina.

    ResponderEliminar