viernes, 21 de enero de 2011

Test a la sidra. Ceferino Cimadevilla.

Peculiar título, para un no menos peculiar libro, escrito por una de las personas con más profundo conocimiento del mundo de la sidra.

Cuando el buen amigo Ceferino Cimadevilla, me comentó el último de sus proyectos que tenía en manos, no tenía la menor de las dudas que sería serio, concienzudo y de interés general para los que nos movemos en el mundo del vino, de la sidra y de otros avatares gastronómicos.
Cefe sabe de este sector como pocos y transmite con singularidad en fácil comprensión sus múltiples conocimientos que tiene de las materias de los que hablo. Es presidente desde su fundación de la Asociación de Sumilleres de Asturias, una de las primeras fundadas en este país y la primera que elaboró fichas de cata. Igualmente es coordinador y director técnico de la Unión de asociaciones españolas de sumilleres y en el año 1999 fue nombrado por sus propios compañeros de la asociación nacional, mejor sumiller de España. Igualmente es perito en análisis sensorial, miembro de los comités de cata de la DOP Sidra de Asturias y de la IGP Vinos de la Tierra de Cangas, jurado nacional e internacional en concursos de vinos y de sumilleres y miembro de la Academia de Gastronomía Asturiana. Con esto creo que lo digo todo.
A finales del año 2010 vio la luz “Test a la sidra”, que sino me equivoco es su primer libro en solitario. Colaborador de múltiples medios y de diferentes publicaciones en medios especializados, con este trabajo profundiza en solitario en la bebida que sin duda más le satisface. Ser un experto y conocedor como pocos del sector vitivinícola nacional e internacional, no implica que su bebida preferida sea la sidra, como podemos dar fe los que lo conocemos.
Su trabajo ha visto la luz gracias a la publicación realizada por Cajastur, en un libro de 21x15 centímetros, compuesto de 149 páginas, en el que también colaboran de forma activa varios de sus amigos más cercanos.


De José María Osoro, presidente de la Asociación de lagareros de Asturias, son las 70 fotografías de temática sidrera que ocupan las mismas páginas centrales del libro y que también hace la semblanza de Cefe. De Miguel Galano, el excelente pintor de Tapia de Casariego, es la portada del libro, consistente en una perfecta zapica de las antiguas utilizadas para beber el líquido oro, y de otro Cefe, en este caso Ceferino Montañes, periodista, que desarrolla su actividad profesional en TVE, una pequeña introducción, que igualmente también hace el autor.
El libro en cuanto a su contenido es tremendamente didáctico, el mismo autor en la introducción manifiesta que su pretensión es la de una manera lúdica, jugando, estimular la curiosidad de los lectores en conocer el mundo de la sidra. ¿Y como lo hace? pues de una manera sencilla, pero a la vez compleja, a través de preguntas, a las que pone tres, cuatro, cinco e incluso seis posibles respuestas. El lector debe de decidirse por alguna de ellas, todas las preguntas tienen respuesta. Como bien dijo su autor es un juego.
El libro está dividido en tres partes. La primera parte del libro la componen las 100 preguntas elegidas que componen el mismo; la segunda lo compone el bloque de las 70 fotografías mencionadas y la tercera las respuestas correctas a cada pregunta planteada en el primer bloque, desarrollada de manera profesional, despejando cualquier duda que pudiese existir en su contestación. Al final del mismo, hay un índice por palabras que se corresponde con la respuesta correcta a la pregunta realizada.
En palabras del autor, en las preguntas se tocan temas que tienen que ver con las legislación, análisis sensorial, historia, geografía, conocimientos del productos y otras curiosidades del mundo de la sidra, que casi en su totalidad hacen referencia a la región asturiana, con un porcentaje testimonial de otras comunidades y países productores que aportan un poco más de amplitud en la visión de conjunto del colectivo sidrero.
El libro tiene una edición limitada, y aconsejo a los amantes de la sidra su adquisición, no se arrepentirán, el libro tiene mucha enjundia sidrera, y las preguntas planteadas generarán dudas en su contestación, lo que permitirá un conocimiento más profundo de los diferentes temas que se abordan.
Felicitar a Ceferino por este trabajo realizado y su buena idea, así como a sus colaboradores, los también amigos Osoro, Ceferino y Miguel.
“La sidra es la amante sin papeles de Asturias. Nos canta, nos deleita, nos quiere en los portales de las horas y en los sótanos húmedos de la vida”. Ceferino Montañes, periodista asturiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario